Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reabre la casa que Lorca espiaba antes de crear su drama de Bernarda Alba

La restauración de la morada de Frasquita Alba, donde el poeta situó su obra, se inaugura como un nuevo lugar de interés turístico

El pozo de Valderrubio (Granada) que estaba en lugar que inspiró a Lorca 'La casa de Bernarda Alba'. En vídeo, la inauguración de la casa. (Vídeo: EFE)

Bernarda Alba y su negra historia fueron durante años un poderoso recuerdo agazapado en la memoria de García Lorca a la espera de saltar a la literatura. Una historia espiada por el poeta en su juventud y convertida muchos años después en uno de los grandes dramas de la literatura española. Y todo por un capricho de la actriz Margarita Xirgú cuando, tras el estreno de Doña Rosita la soltera, el poeta le preguntó: “Y ahora, ¿qué papel quieres que te haga?”. Y ella contestó: “Un papel de mala”. Bernarda Alba, hasta entonces Frasquita Alba en el recuerdo lorquiano, comenzó a tomar vida en aquel momento.

La casa de Bernarda Alba es la historia de Frasquita Alba, sus hijas, sus criadas y José Benavides —Pepe, El Romano, en el drama literario—, casado con una de esas hijas y vuelto a casar con otra años después. Todo ocurrió en el pueblo granadino de Asquerosa, ahora Valderrubio, a principios del siglo XX. Allí se trasladó Lorca siendo un niño de 8 años y allí vivió entre 1906 y 1907. Posteriormente, volvería algunos veranos de su infancia y juventud. Y así, pared con pared a la casa de su tía Matilde, según contó el escritor a un amigo, “vivía doña Bernarda, una viuda de muchos años que ejercía una inexorable y tiránica vigilancia sobre sus hijas solteras. Prisioneras privadas de todo albedrío, jamás hablé con ellas, pera las veía pasar como sombras, siempre silenciosas y siempre vestidas de negro”. Aquella casa, la de Frasquita en la realidad, la de Bernarda en la literatura, ha sido restaurada y desde esta semana se suma a los lugares lorquianos de la provincia de Granada. La historia de Bernarda, de sus ocho años de luto y el recorrido teatral de ese drama quedan ahora a la vista del público que la visite.

La historia de Bernarda Alba nace de la necesidad del joven Lorca de fisgonear en las conversaciones de sus vecinos para entender por qué viven en un “infierno mudo y frío en ese sol africano, sepultura de gente viva bajo la férula inflexible de cancerbero oscuro”, contó Lorca a Carlos Morla Lynch. Y elemento fundamental en ese fisgoneo, en esa necesidad de comprender, es el pozo medianero que compartían los Alba y la tía Matilde. Un pozo, entonces sin agua, según el poeta, al que bajaba él de joven porque desde allí oía las conversaciones del otro lado. “Para espiar a esa familia extraña cuyas actitudes enigmáticas me intrigaban”, explicó Lorca. Ese pozo, hoy ya con agua, forma parte del nuevo centro lorquiano de Valderrubio, inaugurado por la presidenta de la Junta de Andalucía y con la sobrina nieta del poeta, presente y “llena de emoción” en un acto que redondea la llegada del legado lorquiano a Granada.

Paco Reina, escritor de Valderrubio y especialista en Lorca, explica por qué el joven dramaturgo era visitante frecuente de la casa de la tía Matilde. Aquel pueblo no era entonces un lugar en el que la oferta cultural saciara las necesidades de Lorca. Pero en casa de su tía Matilde estaba, afortunadamente, su prima Isabel que, en lo que podía, saciaba esos deseos de Federico enseñándole música y a tocar la guitarra. Y, probablemente en esas sesiones, Federico se asomaba a ese pozo compartido a escuchar las conversaciones de los Alba. Y a buen seguro que lo que escuchaba era impresionante, porque lo recordó hasta dos décadas después cuando escribió la obra, en 1935. Hacía ya, además, más de una década de la muerte de Frasquita Bernarda Alba. Recuerdos impresionante y vividos, porque la obra fue escrita en pocos meses. El encargo de Xirgú fue en diciembre de 1935 y el poeta murió en agosto del año siguiente, dejando el texto escrito, al menos, unas semanas antes.

El escritor nunca llegó a ver representada la obra, que la propia Xirgú estrenó en 1945 en Buenos Aires con gran éxito, pero con un efecto colateral imprevisto. La buena relación entre las familias se cortó tan pronto como tuvieron conocimiento del estreno y del contenido de la obra. La nieta de Frasquita e hija de José Benavides demandó sin éxito a los herederos del poeta y pidió su retirada de librerías y teatros. La obra tardó años en estrenarse en España.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >