Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juan Gómez-Jurado: “La industria se equivoca si no deja al lector en el centro del mercado editorial”

El autor habla sobre su nueva novela, ‘Reina Roja’, un ‘thriller’ sobre la mujer más inteligente del mundo a la caza de un asesino en serie

El escritor Juan Gómez-Jurado en el café restaurante La Ferretería.
El escritor Juan Gómez-Jurado en el café restaurante La Ferretería.

¿Quién es Antonia Scott? Esta es la pregunta que plantea la última novela de Juan Gómez-Jurado, quien confiesa que escribirla le costó mucho, en concreto, tres años desde el último, Cicatriz (Ediciones B, 2015). En Reina Roja (Ediciones B) “el problema ha sido crear un personaje como Antonia, porque tiene dos características que yo no tengo: que es mujer y que es extraordinariamente inteligente”, afirma. Resulta curioso escuchar estas palabras de alguien conocido por su intelecto, o por una versión exagerada de sí mismo en los podcasts Aquí hay dragones o Todopoderosos, que realiza junto a Arturo González Campos, Rodrigo Cortés y Javier Cansado. “El personaje se parece a la persona pero multiplicado por quince. Sí que es verdad que yo soy un listillo y luego todo eso lo exacerbamos porque es muy divertido”, explica sobre estos programas llenos de alta cultura disfrazada de distendidas charlas entre amigos.

Así, la primera en llegar a su cabeza fue Antonia, y le empezó a hablar, dice el autor. “Y al principio ella y yo no nos llevábamos muy bien, porque para mi era muy inalcanzable, muy distante”. Hasta que llegó Jon Gutiérrez, “que es una persona mucho más parecida a mí, aunque yo no sea ni policía ni vasco ni gay, ni es que esté gordo”. Y a partir de este personaje que funciona como vía de entrada y que, como le pasó al propio autor, sirve de enlace entre el lector y Antonia, transcurre la acción.

Es precisamente este elemento, la acción, el más característico de sus novelas. “Es cierto que tengo una escritura muy visual y sí, eso ha llamado la atención de gente del cine”, comenta. Pero, en este asunto, Gómez-Jurado señala a su agente, Antonia Kerrigan, “la primera Antonia”, como la artífice de este éxito. “Antes de que se publicara mi primer libro ella ya había conseguido vender los derechos a muchísimos países. Empecé mi carrera internacional gracias a ella”. Pero tras no haber llevado aún ninguna de sus novelas a la gran pantalla, cambian de estrategia: “Hasta ahora habíamos buscado la manera de adaptar mis novelas al cine en Hollywood, y cada vez que lo hemos intentado he fracasado, porque ha costado muchísimo levantar la financiación. Entonces ahora voy a hacerlo al revés, desde aquí hacia allí, porque en el resto del mundo hay un interés mayor hacia lo español, tanto en el mercado literario internacional, como en el del cine, como en la sociedad en general”.

Me sorprendía mucho que jamás, en la historia de la ficción, se hubiera colocado a una mujer como la persona más inteligente del mundo

El libro se publicó el pasado ocho de noviembre y ya va por su sexta edición, con 70.000 ejemplares vendidos, según datos facilitados por la editorial. Y es que este thriller ha ido acompañado de un despliegue promocional lleno de estrellas. Famosos y personas anónimas se han volcado en las redes sociales, y ahora en las sesiones de firmas, con este autor cuya máxima es que “el lector tiene que estar en el centro del mercado editorial”.

La carrera de Gómez-Jurado ha estado caracterizada por su cercanía con los lectores, no solo en las redes sociales, sino también en las firmas de libros, que no concluyen cuando cierra la librería, sino que se alargan horas en las que ha acabado firmando sobre contenedores de basura, lo único disponible en la calle para apoyarse a esas horas de la noche, hasta que no queda nadie. “Me parece que son los lectores los que tienen que tener la voz, y la industria editorial se equivoca si no deja al lector en el centro del mercado editorial”, resalta. Pero todo tiene un precio y el autor afirma que ha llegado a un extremo bastante complejo en este momento de la gira promocional. Para poder hacer la entrevista tranquilo, pone el móvil en modo avión. 

Mientras estoy escribiendo me siento la peor cucaracha del último extremo del sótano. Me parece que todo es horroroso, que no lo estoy haciendo bien

¿Necesita todo ese cariño de los lectores? “Sí, claro, soy huérfano”, responde sin dudar, “necesito amor todo el rato”. Y este hecho se refleja en cada uno de sus libros. Entre todos esos correos, muchas mujeres le escriben para decirle que se sienten identificadas con Antonia, “porque al igual que ella también han tenido que esconder su inteligencia en un mundo que está pensado para que las mujeres estén en un segundo plano”, explica Gómez-Jurado. “Me sorprendía mucho que jamás, en la historia de la ficción, se hubiera colocado a una mujer como la persona más inteligente del mundo. ¿Es que a nadie se le ha ocurrido?”, no puede evitar preguntarse. Y ahí, señala, empieza la originalidad de este personaje.

Un reto, asegura, al que se ha enfrentado con altibajos. “La vida de escritor es solitaria por naturaleza. Yo estoy cruzando el Atlántico en bañera durante tres años y no sé si lo que he escrito está bien o mal, si le va a gustar a la gente o me voy a pegar una galleta tremenda”. El escritor describe una sensación de miedo constante que solo se supera “tirando para adelante”. Sin embargo, “mientras estoy escribiendo me siento la peor cucaracha del último extremo del sótano. Me parece que todo es terrible, que todo es horroroso, que no lo estoy haciendo bien, lo vuelvo a escribir otra vez. Reescribo y vuelvo a reescribir y otra vez más”. Toda esta reflexión constante concluye cuando se publica el libro, “cuando tú ya has considerado que eres lo peor del mundo, que más te da lo que te digan después”. ¿Y ahora qué? “Bueno, pues ahora es vuestro, ya no me pertenece a mí, haced lo que queráis con él”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información