Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Cuarteto Quiroga y Javier Darias, Premios Nacionales de Música 2018

El jurado ha reconocido al grupo "por ser uno de los conjuntos de cámara más singulares de la nueva generación" y al compositor "por la calidad y solidez de su obra"

Concierto del Cuarteto Quiroga en el Teatro Lara de Madrid en febrero de 2017.
Concierto del Cuarteto Quiroga en el Teatro Lara de Madrid en febrero de 2017.

Sonó el teléfono mientras ensayaban su nuevo disco. José Guirao, ministro e Cultura, les interrumpía con la buena noticia justo cuando dedicaban su tiempo a una de las razones del premio, la puesta en valor de la música española. La próxima grabación incluirá compositores que de uno y otro lado acabaron creando en Madrid. Contestó Helena Poggio, violonchelista del Cuarteto Quiroga y al ver de qué se trataba lo puso en alto para los otros tres componentes –Aitor Hevia, Josep Puchades y Cibrán Sierra- del grupo que se ha convertido en valedor de la música de cámara en España en la nueva generación de intérpretes. ¡Habían ganado el Premio Nacional de Música 2018! Javier Darias Payá (Alcoi, Alicante, 1946) se lo llevó en la modalidad de composición.

Dos generaciones se cruzaron entre las preferencias del jurado que debía otorgar un galardón dotado con 30.000 euros en cada apartado. Distantes, pero no distintas. Ambas han tenido que abrir brecha en un país en que la creación y la interpretación musical tardaron en consolidarse como formas viables de vida.

Darias ha debido alternar diversos trabajos con la composición. Pero siempre dirigidos al arte y la musicología. Los Quiroga son un referente para quienes han desarrollado sus carreras en el siglo XXI. Cuando muy pocos –apenas el Cuarteto Casals y escasos más- decidieron encaminar su compromiso con la interpretación al formato de cámara, el grupo nacido alrededor del 2000 emprendió una carrera ejemplar que han ido consolidando con tanta pasión como convicción.

La filosofía de su vertiente ha sido descrita por Sierra en su libro sobre el cuarteto de cuerda (Alianza), en el que defiende esta forma como un hábito y una expresión del diálogo musical en perfecta correlación con su actitud cívica en la sociedad. Su paso por la Escuela Reina Sofía fue fundamental como base para el desarrollo final de sus carreras. El magisterio de Rainer Schmidt, Walter Levin y Hatto Beyerle, tanto en las aulas madrileñas como en la Musikhochschule de Basilea y la European Chamber Music Academy (ECMA), determinaron sus pasos.

Funcionan en perfecto consenso, cuidan sus lanzamientos discográficos -seis hasta el momento-, ofrecen conciertos en diversos formatos y han consolidado su nombre a nivel internacional en escenarios habituales para ellos como el Wigmore Hall de Londres, la Philharmonie de Berlín, el Frick Collection y el Lincoln Center de Nueva York, el Invalides de París, el Auditorio Nacional de Madrid o el alemán Heidelberger Frühling, entre otros. Durante dos temporadas fueron los encargados de hacer sonar la colección de Stradivarius del Palacio Real, conjugan la enseñanza con la interpretación y han marcado una senda posible para las nuevas generaciones.

Darias no ha renunciado nunca a la música. Estudió química y cerámica. Alternó la composición con otras expresiones artísticas y ha ayudado a poner en pie y configurar varias orquestas en España, como la Sinfónica de Asturias, con Edmond Colomer; Real Filarmonía de Santiago, con Helmuth Riling, la del Palau de les Arts de Valencia, con Lorin Maazel y las Sinfónicas de Tenerife y Galicia, con Víctor Pablo Pérez.

El jurado, presidido por la directora general del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), Amaya de Miguel Toral, destacó de los Quiroga ser uno de los conjuntos de cámara más singulares de la nueva generación y su implicación en la difusión de la música actual, en especial de la creación española. En el caso de Darias, las razones fueron: "su calidad y solidez de su obra, por su dilatada trayectoria en el ámbito de la creación y por su importante faceta de investigador musical”.

Junto a Amaya de Miguel lo integraron el director de la Quincena Musical de San Sebastián, Patrick Alfaya McShane; la directora de la Sección de Investigación de la Fundación Don Juan de Borbón, Alicia Lázaro Cadena; la compositora Elena Mendoza López; el gestor musical Antonio Moral Rubio; el director gerente de la Fundación Baluarte de Navarra, Félix Palomero González; la profesora e intérprete de guitarra Pilar Rius Fortea; la compositora y catedrática Teresa Catalán Sánchez (Premio Nacional de Música 2017 en la modalidad de Composición); la pianista Rosa Torres-Pardo Criado (Premio Nacional de Música 2017 en la modalidad de Interpretación) y Antonio Garde Herce, subdirector general de Música y Danza, quien ha ejercido como vicepresidente.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información