Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ventanas indiscretas

Efervescente entretenimiento de ritmo salvaje en el que se van volcando temas tan trascendentes como la soledad adolescente o los abusos sexuales

Searching
Fotograma de la película 'Searching', de Aneesh Chaganty.

El mundo contemporáneo y la institución familiar viven en una continua paradoja: ahora que la mayoría de nuestros hijos cuenta cada segundo de su existencia a través de la sociedad 2.0, abre la ventana de su existencia a móviles, tabletas y portátiles para quien quiera saber, ver y escuchar, tanto sus deseos como sus miedos, los padres seguimos sin enterarnos de nada. Seguramente como debe ser, no vayamos a convertirnos en detectives virtuales de una libertad que se necesita ir conquistando, sin intromisiones en la privacidad, y con el derecho a equivocarse, como quizá fue la nuestra.

SEARCHING

Dirección: Aneesh Chaganty.

Intérpretes: John Cho, Sara Sohn, Debra Messing, Joseph Lee.

Género: thriller. EE UU, 2018.

Duración: 102 minutos.

Así piensa, más que menos, no solo el que esto escribe sino también el padre protagonista de la fabulosa Searching. Y de este modo nos lo cuenta su magnífico debutante en la dirección, Aneesh Chaganty: a través del punto de vista único de la pantalla de un portátil, que reproduce vídeos privados y públicos, chats, llamadas por Skype, mails, cuentas de banco, páginas web, publicidades, registros, imágenes de cámaras de seguridad y programas de televisión en directo; reproduciendo así la historia de algo desgraciadamente a la orden del día, la vida y la desaparición de una adolescente.

Una compleja sistemática ya utilizada por Levan Gabriadze en la estupenda Eliminado (2014), aún antes por su pionero en el largometraje, Nacho Vigalondo, en Open Windows (2014), y, desde luego, por los fundadores del procedimiento narrativo, Patrick Cederberg y Walter Woodman, en el corto Noah (2013).

Efervescente entretenimiento de ritmo salvaje, al tiempo que drama social, en el que se van volcando temas tan trascendentes como, entre otros, la soledad adolescente, el matonismo colegial, los abusos sexuales, la sobreprotección de los padres, la excesiva exposición pública, la soledad, y el peligro de las relaciones cibernéticas. Searching mantiene (casi) en todo momento una estructura de clásico thriller de investigación. Y ello a pesar de que el primer cuarto de hora de relato es un melodrama en sí mismo, de fabuloso trabajo elíptico, con el que, casi a la manera de los minutos iniciales de Up, de Pixar, se viene a contar la historia de una familia, en su felicidad y en su drama, por medio de fotos, mensajes, vídeos y recordatorios digitales de un tiempo que abre uno de los grandes subtextos de la película: la memoria de las imágenes.

Aunque quizá lo más prodigioso sea que Chaganty es capaz de conformar una puesta en escena clásica en el limitado espacio de las cuatro esquinas de la pantalla de un ordenador: abriendo y cerrando ventanas, conformando con sus encuadres diferentes planos y profundidades, remarcando con primeros planos de imágenes, de textos y hasta de palabras, en un hitchcockiano ejercicio de interoperabilidad y de dirección cinematográfica virtual.

Entretenidísima y emocionante hasta su desenlace, con sorpresa incluida, y con absoluta coherencia con sus subtextos, Searching es parte de lo mejor que le ha pasado al cine comercial americano en los últimos años.

Más información