Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prisión provisional sin fianza para el exdirector del Centro Niemeyer

La fiscalía pide 11 años de cárcel. Natalio Grueso se encuentra en paradero desconocido

Natalio Grueso en su despacho cuando estaba al frente del Teatro Español. Ampliar foto
Natalio Grueso en su despacho cuando estaba al frente del Teatro Español.

La Audiencia de Oviedo ha ordenado prisión provisional y sin fianza para el ex director general de la Fundación Niemeyer de Avilés Natalio Grueso, en paradero desconocido y quien debe ser juzgado a partir del 24 de septiembre por presuntas irregularidades en su etapa al frente del complejo cultural.

En su auto, la sala de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial argumenta que el acusado "ha facilitado a los órganos judiciales que conocen de este procedimiento hasta dos domicilios distintos que no se corresponden con ninguno que sea suyo para el control de hallarse a disposición de este Tribunal". Para la sala, eso determina "la convicción fundada de que se ha sustraído a la acción de la justicia al constituirse en ignorado paradero materializando el riesgo de fuga".

La Fiscalía pide para Natalio Grueso una pena de 11 años de cárcel, 10 años de inhabilitación y una multa de 24.000 euros, por presuntas irregularidades durante su etapa al frente del Centro Cultural Niemeyer de Avilés, relacionadas con la emisión de facturas falsas o manipuladas. También le acusa de delitos continuados de malversación en concurso medial con falsedad, otro societario y un tercero de insolvencia punible.

La fiscalía pide también para la exmujer de Grueso, J.P., dos años y seis meses de prisión por un delito continuado de malversación; para J.M.V.R., trabajador de Viajes el Corte Inglés la pena de ocho años de prisión y el pago de 15.000 euros de multa por los delitos continuados e malversación en concurso con el continuado de falsedad y el delito de estafa.

La trama 

El Fiscal sostiene que Grueso se encargó personalmente de toda la gestión de la incipiente Fundación, al contar hasta finales del año 2011 principios del 2012, con la absoluta confianza de tal órgano que, "en dejación de unas correctas funciones de supervisión y control económico, solo prestó atención a las de carácter cultural de las que se daba cuenta en las reuniones del Patronato".

"Sabedor de tal falta de supervisión y control económico, Grueso sirviéndose de la ayuda y colaboración del trabajador de Viajes de El Corte Inglés realizó durante toda su gestión, una serie de gastos, unos totalmente ajenos al fin de la Fundación, por ser eminentemente de tipo personal de ocio, y en todo caso, ajenos al objeto de la misma, y otros, de dudosa vinculación, que cargó al presupuesto de la Fundación", sostiene la Fiscalía.

También existen facturas de viajes de Grueso con su madre y su abuela, al sur de Portugal, a Niza, a Barcelona y a Sevilla

No obstante, a fin de que las facturas y demás documentos acreditativos de los gastos, no reflejasen ni su auténtica finalidad, ni la fecha y costes globales, la Fiscalía afirma que se concertó con el trabajador de El Corte Inglés para crear, unas veces facturas totalmente falsas y, otras, con alteración sustancial de sus conceptos, lo que permitía que unas no se reflejasen en las cuentas anuales y, otras, se reflejasen bajo conceptos ficticios.

En el escrito, la Fiscalía aporta facturas por servicios de viajes realizados por la exmujer de Natalio Grueso, sin que la misma tuviese vínculo laboral alguno con la Fundación, que encubrían viajes personales.

Además también existen facturas de viajes de Grueso con su madre y su abuela, al sur de Portugal, a Niza, a Barcelona y a Sevilla. En algunos de esos viajes tenían a disposición un chófer de la Fundación. 

El Fiscal sostiene que a efectos de que se pudiesen presentar al Patronato unas cuentas lo más saneadas posibles, y, en todo caso, para ocultar el concepto de los gastos reales, Grueso, en ejecución del acuerdo de voluntades que tenía con el trabajador de VECI, y que a partir del año 2009, contó igualmente con la participación activa de José Luis Rebollo, realizaron los delitos por los que se les acusa para maquillar las cuentas.

La Fiscalía pide para Natalio Grueso una pena de 11 años de cárcel, 10 años de inhabilitación y una multa de 24.000 euro

En algunos casos llegaron a "destruir facturas originales de VECI", como fue el caso para ocultar los costes reales que para la Fundación tenía el apoyo económico a la película de Woody Allen Vicky Cristina Barcelona. Desde el año 2007 hasta el año 2012 la Fundación hacía constar cuentas de resultados ficticias en las que no se mostraba la deuda real y mientras tanto año tras año recibían aportaciones de las Administraciones Públicas, Gobierno de Asturias, Ayuntamiento de Avilés y Autoridad Portuaria, entre otros.