Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fichaje estrella del área de Las Artes, imputado por un delito societario

Un juez investiga unos viajes supuestamente “no justificados” de Natalio Grueso en el Niemeyer

Natalio Grueso, a la derecha, junto con Yolanda Bergareche y Fernando Villalonga, en el teatro Español el pasado marzo. Ampliar foto
Natalio Grueso, a la derecha, junto con Yolanda Bergareche y Fernando Villalonga, en el teatro Español el pasado marzo.

Natalio Grueso (Oviedo, 1972) llegó a Madrid hace menos de un año como uno de los grandes fichajes de la alcaldesa, Ana Botella, para la gestión cultural de la capital, aunque lo hizo perseguido por una gran sombra, la del Centro de Arte Niemeyer, que había dirigido durante los últimos años pero que había cerrado de sopetón sus puertas por supuestas “irregularidades” en la gestión.

Ahora, sin que apenas le haya dado tiempo a estrenarse como coordinador y programador de todos los teatros y centros culturales del Ayuntamiento de Madrid, esa sombra le ha tomado la delantera. Ha sido imputado, junto a su esposa y otro colaborador del centro cultural, por un delito societario. Así lo ha determinado el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 2 de Avilés, que preside Ricardo Badás Cerezo, tras la denuncia presentada el pasado 28 de diciembre por la actual presidenta de la Fundación del Centro Internacional Oscar Niemeyer, Ana González.

Los hechos que se investigan tienen que ver con supuestos viajes no justificados en la contabilidad del centro y realizados por los tres imputados. Todos, Judit Pereiro --colaboradora de la fundación Niemeyer en algunos actos y esposa de Grueso--, José María Vigil --técnico en la agencia de viajes El Corte Inglés con la que, al parecer, el centro contrataba la práctica totalidad de los desplazamientos— y el propio Grueso, deberán comparecer el próximo 7 de febrero en el juzgado.

Entre tanto, y según han asegurado hoy desde el Ayuntamiento de Madrid, “todo sigue igual”. Grueso, el segundo hombre del área de Las Artes después del delegado, Fernándo Villalonga, presentará en breve una de sus propuestas estrella para este año: las obras teatrales de su amigo Mario Vargas Llosa en el Teatro Español. “No vamos a hacer nada, salvo estar atentos al proceso”, explican fuentes municipales del área de Las Artes. “Es verdad que está imputado, pero eso no tiene nada que ver con su trabajo actual en el Ayuntamiento”, argumentan.

Uno de los valores que se le atribuyeron a Grueso a su llegada a la capital fue su agenda. Aparte de la sombra del Niemeyer, le precede su fama de “tipo genial” que tiene contactos por el mundo entero. Ya hizo gala de ello con la puesta en escena que realizó cuando bocetó su programa cultural para Madrid en la pasada presentación de la temporada. Allí proyectó vÍdeos con palabras dedicadas por Woody Allen, por ejemplo. Esta tarde, sin embargo, no coge el teléfono: "No va a hacer declaraciones".

El cierre del Niemeyer se produjo tras una cruda batalla entre los gestores políticos del Principado —con su presidente Francisco Álvarez-Cascos a la cabeza— y el equipo de Natalio Grueso. El Foro Asturias, partido de Cascos y escisión del Partido Popular, había acusado a los responsables del Niemeyer de irregularidades en la gestión; y estos, a su vez, anunciaron acciones legales contra Cascos. Después, el PP, enfrentado a Cascos, puso el foco de luz sobre Grueso y se lo trajo a Madrid con amplios poderes en materia de gestión cultural.

Este nuevo fuego en el área de Las Artes se inicia cuando la alcaldesa creía haber apagado ya todos los incendios posibles tras la comisión de investigación de las trágicas muertes de cinco jóvenes en el Madrid Arena y la posterior dimisión de, nada menos, que su vicealcalde, Miguel Ángel Villanueva.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram