Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pasqual apunta a TV3 y al diario ‘Ara’ por la campaña en su contra

El ya exdirector del Teatre Lliure acusa a las redes de destruir reputaciones

El ex director del Teatre Lliure, Lluís Pasqual .rn rn
El ex director del Teatre Lliure, Lluís Pasqual .

El ya exdirector del Teatre Lliure Lluís Pasqual apunta a la televisión pública catalana TV3 y al diario de línea independentista Ara como fundamentales en la difusión de la campaña de “calumnias” que ha llevado a su dimisión al frente de la institución. En una entrevista publicada ayer en el diario La Vanguardia, Pasqual, preguntado si en el caso ha tenido algún peso el procés, responde: “Si no recuerdo mal, TV3 y el diario Arafueron los que difundieron el manifiesto de Dones i Cultura con más alegría. Y a raíz de esos primeros titulares el resto de medios se tuvieron que apuntar al carro”.

Dicho manifiesto, que surgió en apoyo de la actriz Andrea Ros, quien se quejó en su cuenta de Facebook de haber sido vejada por Pasqual en un ensayo de El rey Lear hace cuatro años, lo firmaba una fantasmagórica asociación que decía reunir a 800 mujeres del mundo de la cultura pero no daba ningún nombre. Pese a ser un texto absolutamente anónimo que presentaba gravísimas descalificaciones contra Pasqual se le dio una sorprendente credibilidad. Resultó que la asociación no era tal sino un grupo de amigas de Facebook solidarias con Ros. Pero la piedra ya estaba lanzada.

Pasqual continúa: “Quizá para algunos la posición del Lliure ante el procés no esté muy clara, porque parece que hay que estar sí o sí, claramente a favor o en contra (...). Vivimos instalados en la irracionalidad de la respuesta inmediata, que acostumbra a ser de cintura para abajo, sin reflexión. El pensamiento crítico aparece como una tarea de débiles e indecisos. Hay que pasar obligatoriamente a tomar partido”.

Pasqual apunta que no es raro que se haya podido percibir “un interés en eliminarme por motivos ideológicos encubiertos tras un supuesto maltrato o una supuesta corrección política”.

En todo caso, Pasqual, quien no ha querido hacer declaraciones de ningún tipo a excepción de la entrevista concedida al rotativo catalán, y pese a haberse mostrado en público y en privado crítico con el independentismo radical y haberse negado a permitir que el Lliure hiciera ostentación de simbología y mensajes independentistas como los que lucen el Ayuntamiento (un lazo amarillo) y el palau de la Generalitat (un cartel pidiendo la liberación de los presos por el procés), prefiere priorizar en las causas de su dimisión el papel perverso jugado por las redes sociales, que “pueden destruir cualquier reputación”.

También señala Pasqual la coincidencia en el tiempo de la crisis que estalló en el Lliure por acusaciones de trabajadores que se sumaron a la campaña contra él, con el momento en que el patronato del teatro decidió su renovación como director. Y apunta a su antecesor en el cargo y miembro del Patronato, Àlex Rigola, de actuar torticeramente en su contra "en el más puro estilo soviético". Rigola dimitió como director de los Teatros del Canal de Madrid el pasado octubre por la "brutal actuación policial" del referéndum ilegal en Cataluña. También ha postulado públicamente que el Lliure debe ser dirigido por una mujer y que debe dar paso a las nuevas generaciones.

Lluís Pasqual recalca que no puede “ser joven ni ser mujer” pero que nunca ha creído ser “un tapón generacional”. tampoco considera que las bases para elegir al responsable de un teatro público del tamaño del Lliure sean la edad y el sexo.

La consejera catalana de Cultura, Laura Borràs, ha considerado que la dimisión de Pasqual “es un gesto que le honra”.