Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se acabó lo que se daba

Los tiempos van cambiando y no para bien: eso parece deducirse de la noticia de que va a desaparecer de su emisión diaria el programa 'Historia de nuestro cine'

Parece ser que se acabó el pastel… o al menos que se acabó en buena parte. Los responsables de las áreas culturales de la Televisión Española, Samuel Martín Mateo o Urbana Gil Martín, entre otros, vienen repitiendo desde la noche de los tiempos que la guerra por las audiencias elevadas no era la meta de la televisión pública. La televisión pública no atiende a audiencias sino a calidades. Pero, ay, da la impresión de que los tiempos van cambiando y no para bien, o al menos eso parece deducirse de la inesperada noticia de que va a desaparecer de antena el próximo mes el programa diario Historia de nuestro cine.

Desde hace años se venía recuperando cada noche una película española previamente presentada, casi siempre con rigor, por un especialista del tema, lo que daba realce al conjunto. Era un buen programa. Con él, poco a poco, hemos podido ir recuperando buena parte de la historia de nuestra cultura. Y así nos hemos llevado muchas agradables sorpresas, aunque entremezcladas, eso sí, con algún que otro espanto. Pero lo comido por lo servido, hemos saldado muchas deudas con nuestra ignorancia y otras que en el camino se han quedado sin cubrir. Sin embargo, poco ha durado la dicha en casa del pobre y en la batalla las audiencias han acabado siendo ganadoras en este combate. Las buenas palabras se las ha llevado el viento y volvemos a la penuria de antaño.

Cierto que le quedan a la televisión pública muchos agujeros por cubrir y que este hallazgo de Historia de nuestro cine no es más que un camino que aún se puede seguir cubriendo con esta fórmula u otra parecida. Pero que no le puedan las audiencias.