Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ecuador busca un éxito como el de Luis Miguel con una serie sobre la reina de la tecnocumbia

La producción de Ecuavisa relata en ‘Sharon, la hechicera’ el éxito de la diva y su trágica muerte

Samantha Grey, durante un momento de la serie.
Samantha Grey, durante un momento de la serie.

Si Luis Miguel ha resucitado en taquilla y reproducciones gracias, en parte, a la exitosa serie de Netflix, la cantante ecuatoriana de tecnocumbia Sharon verá reivindicada su trayectoria en una nueva producción de televisión a partir del 14 de agosto. El canal Ecuavisa lleva meses preparando a lo grande Sharon, la hechicera, una serie que recoge la historia de la diva que murió en 2015 de forma trágica y misteriosa. Una noche de enero, regresando de la playa, la diva fue atropellada a los 40 años dejando un legado de éxitos populares, titulares para la farándula y una dramática existencia que nutrirá ahora una novela de 87 capítulos. 

El objetivo de la serie no es exponer su muerte, si no contar la historia de superación que llevó a la cantante guayaquileña Edith Bermeo a convertirse a sus 25 años en una figura del espectáculo y de los escenarios. Pero el final de su vida, que terminó con un controvertido juicio contra su expareja por feminicidio y una condena de 26 años, no quedará fuera del guion. “Esa parte se va a resolver de la manera más responsable posible. Son temas delicados y escenas fuertes. Hoy justo pasé por edición y vi la escena del fallecimiento. Me rodó una lágrima. Es fuerte , pero hay que contarlo. Hay que hacer una alusión a los hechos y a la relación tormentosa que mantenía con uno de los personajes y que desencadenó una serie de hechos que terminaron en feminicidio. Porque así fue la vida de Sharon”, cuenta la hija de la cantante, Samantha Grey, que interpreta a su madre en la serie hasta que Sharon cumple 25 años. 

A esa edad, es la protagonista se convierte en La Hechicera, enfundándose en un personaje hipersexualizado que la catapultó en el país. Para la actriz ecuatoriana María Fernanda Ríos, que hará el papel adulto de Sharon, lo más difícil fue, precisamente, hacer creíble a un personaje tan llamativo. “La sensualidad, cuando se ponía ropa muy pequeña y ajustada, me ha costado mucho. Ella lo hacía muy natural y, en cambio, para mi es la primera vez que me pongo ese tipo de prendas y salgo ante los medios a presentar el personaje”, comenta. “Esta novela es complicada porque es un personaje que ya existió y tienes que parecerte mucho para que la gente se crea que realmente eres ese personaje que todos conocen”. 

La primera temporada recordará cómo fue Sharon en vida y cómo pasó de ser una mujer humilde a una diva de la tecnocumbia, adorada sobre todo en los sectores más populares de la población. "Estuvimos más de un año con el trabajo de investigación, con entrevistas con seres queridos y detractores de Sharon. Ella fue la mujer del destape en Ecuador, la primera en sacar fotos sensuales y sexuales”, cuenta Ana Cecilia Alvarado, vicepresidente de producción y nuevos talentos del canal de televisión, que se implicó personalmente en el proyecto desde el principio. 

“El mismo día en que nos enteramos de su muerte, mi padre Javier Alvarado Roca, CEO de Ecuavisa, el director de la obra, Peky Andino-Moscoso, y yo concluimos que esta sería nuestra próxima biografía a producir. Su muerte había causado una gran conmoción en el país y queríamos recrear su leyenda. Los estudios de audiencia confirmaron lo que nuestra intuición ya nos decía, que nuestro público quería ver biografías de los personajes populares de la música ecuatoriana”, detalla la directiva de Ecuavisa. 

Como resultado, se firmaron dos temporadas y se diseñó un proyecto con un nuevo enfoque. Sharon, la Hechicera será el primer producto 360 de Ecuavisa porque, aparte de la serie, se lanzará merchandising, se grabará un disco con Samantha Grey, protagonista e hija de la artista, se organizarán conciertos, desfiles, etc. El costo del proyecto supera los tres millones de dólares y la primera temporada se rodó durante cinco meses. La segunda, ya en preproducción, se enfocará en lo que ocurrió tras la muerte de la diva. “Este es quizás el proyecto más ambicioso de Ecuavisa y estará disponible para la distribución internacional”, promociona la vicepresidenta del canal.