La casa natal de Velázquez recreará la vida del pintor y la Sevilla barroca

Un proyecto privado preservará la vivienda del artista, comprada por 1,4 millones de euros. “Será una experiencia inmersiva”, asegura el promotor, el escritor Enrique Bocanegra

Casa natal de Velazquez en Sevilla, el pasado 17 de julio.
Casa natal de Velazquez en Sevilla, el pasado 17 de julio. Laura León (EL PAÍS)

España está llena de casas de Velázquez”. Es una triste premisa con la que el periodista y escritor sevillano Enrique Bocanegra constata la cantidad de viviendas en las que nacieron o habitaron personalidades de este país y que la negligencia o la dejadez chan condenado al olvido. Decidido a que eso no pase precisamente con la casa natal del pintor, ha liderado una iniciativa junto con otros cuatro socios, para recuperar la vivienda del genio y hacer de ella un centro de referencia no solo de su vida, sino de la ciudad en la que creció y en la que acunó sus sueños de creador: la Sevilla de los siglos XVI y XVII.

Bocanegra presenta oficialmente hoy en la casa natal de Velázquez, en el número 4 de la calle Padre Luis Llop, este proyecto. El acto servirá además para desvelar la identidad del comprador particular que adquirió el inmueble el pasado mes de mayo por 1,4 millones de euros -la sociedad Casa Natal de Velázquez- y tranquilizar sobre su destino. La vivienda: sus dos patios, los ventanales de frágil madera blanca que los bordean y sus pasillos laberínticos podrán ser disfrutados por todos los amantes del pintor y de Sevilla. “Será una experiencia inmersiva en su vida y en su época”, asegura Bocanegra

Más información
La casa natal de Velázquez ya tiene dueño
La casa natal de Velázquez servirá para pagar una deuda millonaria

“Hemos logrado salvar la casa, que era la finalidad principal, y ahora queremos que esto se convierta en un reconocimiento a Velázquez”, explica el escritor desde el patio principal de la vivienda, que aún rezuma olor a madera húmeda y a cerrado. El periodista es el promotor de esta iniciativa que surgió como una quimera en 2012. “Supe que los Victorio y Lucchino tenían que desprenderse de ella por deudas; en 2016, cuando terminé mi libro sobre Phliby [Un espía en la trinchera], acudí al Registro de la Propiedad y descubrí que eso era un lío de acreedores. Contacté con el administrador concursal y comencé a idear un proyecto financiero y museográfico. El 26 de abril nos llamaron para avisarnos de que estaba en venta y el 6 de julio firmamos las escrituras”, cuenta.

Detrás de esta explicación prosaica se esconde un entusiasmo desmesurado por el genio, que desborda la conversación de Bocanegra. “En el fondo esto es como escribir una biografía: tienes al personaje, el paisaje y la pasión: Velázquez es uno de los mayores artistas de la humanidad: él era hijo del imperio español y Sevilla era el motor económico de ese imperio”, explica. La pasión, evidentemente, la pone él.

Y es esa pasión la parte tangible del proyecto. Ahora queda una primera fase técnica que es la de asegurar el edificio, que tras seis años cerrado requiere de obras de acondicionamiento y reparación. Luego, habrá que dotar de contenido a la casa Velázquez. “Habrá paneles explicativos, elementos estáticos, decorados, proyecciones, realidad virtual…. La parte de abajo la dedicaremos a la Sevilla de la época y la superior a la vida del pintor”, explica Bocanegra.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Para esta empresa no hay ni presupuesto ni plazos, si bien Bocanegra se ha fijado marzo de 2019 como posible apertura. Tampoco han hablado con ninguna institución pública o privada para que les acompañe en la iniciativa. Aunque en el acto de hoy estará presente el alcalde de la ciudad, Juan Espadas, aún no se ha cerrado ningún acuerdo concreto con el Ayuntamiento.

La fuerza apabullante de su obra ha difuminado la personalidad del genio. Lo que es seguro es que fue en Sevilla, donde pasó 24 años de su vida, donde Velázquez forjó su carácter e incubó la maestría con los pinceles. Allí aprobó su examen como pintor, abrió su primer taller, se casó… Allí pintó el Aguador de Sevilla, La vieja friendo huevos… La casa de Velázquez es el único lugar donde residió el pintor que se mantiene en pie, ni siquiera la iglesia de San Juan Bautista en Madrid, donde fue enterrado, sigue en pie. Quién sabe si en la fuente común de su patio no vio el niño Velázquez inclinarse a beber al aguador, o si desde el borde de las escaleras no observó a una vecina calentar aceite o a unas mujeres hilar en una rueca… Son preguntas que el biógrafo que hay en Bocanegra se hace y que, gracias al proyecto que ha soñado para la vivienda del pintor, podrán hacerse sus futuros visitantes.

Las tres vidas de la casa de Velázquez

V&L homenajean a la Duquesa de Alba vistiendo a bailaores de la obra Cayetana
V&L homenajean a la Duquesa de Alba vistiendo a bailaores de la obra Cayetana

No hay constancia documental de que los muros color albero del número 4 de la calle Padre Luis Llop (antigua calle de la Gorjoja) vieran nacer Diego Rodríguez de Silva y Velázquez (Sevilla, 1599, Madrid, 1660), pero la tradición oral siempre se ha referido a ese edificio como la casa de Velázquez y los historiadores avalan esa realidad. El edificio fue un corral de vecinos durante años y a punto estuvo de que lo tiraran abajo en los años 70. El empresario Javier Guardiola lo convirtió, tras una reforma en 1973, en la galería de arte M-11, donde se exhibieron obras de artistas como Luis Gordillo, Antonio Saura o el Equipo Crónica.

Los diseñadores sevillanos Victorio & Lucchino la compraron más tarde y abrieron allí su taller en 1985. En 2013 presentaron un concurso de acreedores y en febrero de 2017, un juez aprobó su dación en pago. En abril de este año, la inmobiliaria Aliseda anunciaba su venta con este reclamo: “Se vende bonita típica casa andaluza para restaurar”. Pese a que se adjudicó en mayo, el cartel de Se Vende sigue colgando del balcón que ilumina la estancia donde se dice que nació Velázquez.

La adquisición por un particular levantó el revuelo de los sevillanos, temerosos de que la especulación y los pisos turísticos fagocitaran otro símbolo a la ciudad. Hoy Sevilla y los amantes del patrimonio pueden respirar tranquilos. La casa de Velázquez será por fin, solo y para todos, la casa de Velázquez.

Sobre la firma

Eva Saiz

Redactora jefa en Andalucía. Ha desarrollado su carrera profesional en el diario como responsable de la edición impresa y de contenidos y producción digital. Formó parte de la corresponsalía en Washington y ha estado en las secciones de España y Deportes. Licenciada en Derecho por Universidad Pontificia Comillas ICAI- ICADE y Máster de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS