La casa natal de Velázquez ya tiene dueño

El inmueble del siglo XVI, que era propiedad de Victorio & Lucchino, ha sido vendido por 1,2 millones

Exterior de la casa natal de Velázquez, en Sevilla.
Exterior de la casa natal de Velázquez, en Sevilla.PACO PUENTES
Más información
Spanish painter Velázquez’s childhood home sold to mystery buyer

La considerada casa natal de Diego Velázquez (Sevilla, 1599-Madrid, 1660) ya tiene dueño. El inmueble del siglo XVI, que era propiedad de los diseñadores Victorio & Lucchino, ha sido vendido por 1,2 millones de euros, según ha confirmado el portal inmobiliario Aliseda. Situado en pleno centro de la capital andaluza, el edificio ha tenido colgado el cartel de Se vende apenas dos semanas en las que ni Junta ni Ayuntamiento se han interesado por su compra. La identidad del nuevo propietario es, de momento, una incógnita. 

El inmueble salió a la venta a mediados de abril por 1,4 millones. El comprador reservó el edificio el día 27 y el pasado miércoles firmó la operación, según fuentes de la inmobiliaria. Con fachada amarillo albero y portón de madera, el edificio es considerado la casa natal del pintor pese a que no existe documentación que lo acredite. "Es una casa modesta, como debía ser donde vivió Velázquez, si estuvo ahí, y es muy importante porque es un edificio de la época no reconstruido, por lo que tiene un interés máximo. Ha sufrido numerosas restauraciones, pero representa un gran valor de esta arquitectura, y además quedan muy pocos ejemplos como este”, explica el arquitecto Rafael Manzano. La casa tiene casi 590 metros cuadrados construidos, en los que se incluye un local comercial de unos 100 metros cuadrados. 

Más información
Los ultras, lejos de la mezquita
El tráfico marítimo asedia a la marsopa en la Península Ibérica
El lamento en el Senado de un huérfano de la violencia machista: “Me siento abandonado”

Tras un pasado como galería de arte, este inmueble de la calle Padre Luis María Llop fue el taller de los conocidos diseñadores sevillanos desde 1985 hasta el abismo económico que les empujó a pedir el concurso voluntario de acreedores. Ante esa quiebra, en febrero de 2017, un juez de Sevilla aprobó la dación en pago de este céntrico edificio de dos plantas. Aunque se desconoce cuál será ahora su futuro, lo que ya se sabe es que no podrá ser demolido, ya que el Ayuntamiento de Sevilla lo tiene catalogado en su planificación urbanística como Edificio de Protección Parcial en Grado 1 (letra C), lo que prohíbe que sea derribado, aunque podría ser sujeto de obras de conservación, de reforma menor y de ampliación.

Durante estas semanas, ninguna Administración ha mostrado interés por hacerse con el edificio. El Ayuntamiento que encabeza Juan Espadas (PSOE) lo ha achacado a las limitaciones de gasto en cuanto a inversión y gasto corriente, ya que ha adquirido la casa Fabiola, "de valor patrimonial e histórico para que albergue la colección de Mariano Bellver", y está en tramites para comprar la casa de Luis Cernuda. "Esas son ahora mismo las dos prioridades. Hasta que no se concluyan no se prevé plantear otra operación similar", señalan fuentes municipales. 

Pese a estar ya vendida, la Asociación para la Defensa del Patrimonio de Andalucía (Adepa) mantiene que pedirá su declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) o de interés etnográfico. "Hay dos razones para ello. Por un lado, que la tradición nos dice que fue la casa de Velázquez. Y, por el otro, porque se trata de una casa del siglo XVI que se encuentra bien conservada. Tiene el valor de ser un caserío de los que poco quedan", asegura el portavoz de Adepa, Joaquín Egea, quien esperaba que se transformara en una casa-museo.

Síguenos en Twitter y en Flipboard

Sobre la firma

Antonio J. Mora

Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Fue redactor en la delegación en Andalucía durante más de seis años y, actualmente, es portadista web. Licenciado en Periodismo por la Universidad de Málaga y Máster de periodismo de EL PAÍS, también trabajó en Diario Sur e Infolocalia. En 2009, ganó el premio nacional Alma de Periodista.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS