Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un español en Tollywood

El director de fotografía Dani Sánchez-López participa en el taquillazo 'Mahanati' y se convierte en el primer español en trabajar en Tollywood, la desconocida y pujante industria del cine del sur de India

Dani Sánchez-López durante el rodaje de Mahanati,Kumar.
Dani Sánchez-López durante el rodaje de Mahanati,Kumar.

El pasado mes de mayo se estrenó Mahanati con un rotundo éxito de taquilla, donde lleva recaudados más de 2,5 millones de euros solo en Estados Unidos, además de críticas halagadoras de los principales medios nacionales y una puntuación de 9,1 en IMDb. La cinta, que se traduce como La más grande, es un repaso a la vida de la actriz, cantante, bailarina, directora y productora, Savitri; quien actuó en más de 260 películas. La primera gran estrella del cine indio. “Es una celebración del cine”, resume Daniel Sánchez-López, quien hace un año no dudó en aceptar ponerse al mando de la dirección de fotografía con el reto de iluminar un icono del celuloide en una sociedad en la que actores y actrices son deidades vivientes. Si el Hollywood de los años cuarenta giraba alrededor de intérpretes como el oscarizado Gene Kelly, India vive su perenne época dorada de los grandes estudios en la que el público llenas salas sin importar tanto la trama como los semidioses de la pantalla grande. “Ficción, realidad, mito y religión se mezclan en el 'masala' [salsa india en la que se combinan varias especias]”, explica Sánchez- López, conocedor de la cinematografía del país asiático. La película se puede ver en Amazon Prime.

Tienen mucha cultura cinematográfica. En ningún otro país se resalta tanto el aspecto visual y fotográfico

Aunque reside en Los Angeles desde hace años, este gaditano ha dirigido varios vídeos musicales y ha sido el director de fotografía de dos largometrajes indios; entre ellos, San' 75 Pachattar (2016) un thriller sobre los años del estado de emergencia de Indira Ghandi. Una cinta que pasó la censura estatal usando fórmulas diferentes para contar con imágenes lo que no puede decirse con palabras. “San 75 fue la razón por la que Nagi [director de Mahanati] me llamó. Se quedó prendado con la forma en que rodamos. Al estilo de los grandes durante la dictadura en España, como Saura”, detalla el fotógrafo, que gracias a esta producción se ha convertido en el primer español en rodar en la desconocida pero efervescente industria de Tollywood.

Un mar de industrias e idiomas

Si bien Bollywood, popularmente, hace referencia a todo el cine procedente de India, no es la única industria de un subcontinente donde sus más de 1.300 millones de habitantes hablan 22 lenguas oficiales. Más prolíficos que los de Hollywood, los famosos estudios de Bombay dan nombre al cine rodado en Hindi, la lengua mayoritaria, al que le siguen otros competidores nacionales. Con menor audiencia pero aun más devota, están las producciones de Kollywood, de la región de Tamil Nadul. Mientras que el cine de estilo más independiente del estado de Kerala se conoce como Mollywood; por el idioma regional, Malayalam. Pero la industria de India que más ha crecido en los últimos años ha sido Tollywood.

Con producciones que datan de los años treinta y venerados iconos como Savitri, a la que rinde tributo Mahanati, la industria de Tollywood recibe su nombre del Telugu; tercera lengua del país e idioma regional de más de 75 millones de habitantes de las regiones de Andhra Pradesh y Telangana. A las afueras de Hyderabad, capital conjunta de ambos estados, el distrito de Film Nagar cuenta con el mayor complejo de estudios de cine del mundo según el Guinness de los Records. De sus entrañas, se alumbró la franquicia Baahubali, la mayor super-producción de Tollywood y la más taquillera de la historia de India; que llegó a recaudar alrededor 250 millones de euros y a competir durante varias semanas con las épicas de Marvel.

“Hay un cambio en el cine nacional, con una ola de realizadores interesantes”, analiza Dani Sánchez-López. Junto a las peculiaridades de Tollywood, donde los actores tendían a teatralizar sus interpretaciones, la industria nacional siempre se ha caracterizado por producir 'cine masala'; puro entretenimiento que entremezcla géneros (comedia, musical, drama, romance, acción o terror) en dosis de tres horas y con fórmulas repetitivas. Pero el director de fotografía español subraya el gusto local por el séptimo arte: “Tienen mucha cultura cinematográfica. En ningún otro país se resalta tanto el aspecto visual y fotográfico.” Su decisión de rodar Mahanati en super 16 mm para dar a la imagen la textura de granulado antiguo, ha sido aplaudida por la crítica y público; especialmente en la cuna del decano cine de Tollywood al que homenajea la cinta.