Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las grandes cadenas de cine rebajan el precio de sus entradas

Yelmo, Cinesa, Kinépolis, Golem y Renoir aplican en el billete de sus salas el descenso del IVA, publicado en el BOE, del 21% al 10%

Cola de espectadores en las madrileñas salas Princesa.
Cola de espectadores en las madrileñas salas Princesa.

A pesar de las dudas iniciales surgidas la semana pasada cuando se aprobaron los Presupuestos Generales del Estado en el Senado -y por tanto la bajada del IVA aplicado al cine de un 21% al 10%-, las grandes cadenas de cine decidieron aplicar en el precio de sus entradas ese descenso impositivo en cuanto se publicó ayer en el BOE los Presupuestos, que por tanto han entrado en vigor hoy.

Excepto Yelmo, que empieza con su rebaja mañana, el resto ya ha arrancado hoy con el descuento. De las cadenas consultadas por este diario, Cinesa, la principal empresa de exhibición cinematográfica en España (500 pantallas en 45 cines), desciende, por ejemplo, en el Cinesa Manoteras de Madrid de 10 a 9,10 euros, y en el Diagonal de Barcelona de 9,50 a 8,60, es decir, 90 céntimos menos en ambos casos. En un comunicado aseguran: "El consumidor de Cinesa se beneficiará a partir de este momento del descuento proporcional en el precio de la entrada general. El precio base de la entrada se mantendrá igual que hasta ahora, y se restará el tanto por ciento proporcional al nuevo IVA aprobado". Por tanto, no aplicará el descenso en algunas promociones especiales, una política que también seguirán muchos de sus competidores.

Kinépolis, que cuenta con algunas de las salas más grandes de Madrid, Granada, Valencia o Alicante, también aplica la bajada rebajando el billete de 10 euros a 9,10. Los Renoir, que apuestan por la versión original en Madrid, Barcelona y Guadalajara, reduce sus entradas entre 40 y 80 céntimos en su precio según la promoción a la que se apunten sus espectadores. La cadena Golem, presente en Pamplona, Bilbao, Madrid y Burgos, deja sus entradas en un precio general de 7,70 euros; los fines de semana y festivos, a 8,20 euros; el día del espectador, 4,60 euros, y con carnet joven, 5,90 euros, entre algunas de sus promociones.

La cadena Yelmo, la otra gran empresa de cines en España, empieza mañana con su ajuste de precios y en Madrid desciende el billete de 10 euros a 8,90.

Un estudio de FACUA, de marzo de 2017, sitúa el precio de las entradas en España entre los 4,50 euros que cuestan en Albacete y los casi nueve de Madrid. Barcelona, Madrid, Guadalajara, Oviedo y Vitoria son las cinco capitales de provincia más caras en España para ir al cine durante el fin de semana. FECE, la Federación de Cines de España, subrayó en un comunicado la semana pasada: "Durante este periodo las salas de cine han realizado un esfuerzo notable para que los espectadores de cine no se vieran afectados por la subida del IVA. Es de destacar que durante este tiempo el precio medio de una entrada de cine en España se ha reducido respecto al año anterior a la aplicación del 21% del IVA (2011)".

En sintonía con estas decisiones, el ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, ha pedido que "volvamos al cine", y ha agradecido a todos los grupos políticos el trabajo realizado para conseguir esta reclamación del sector cultural, a través de un vídeo emitido por el ministerio de Cultura, en el que su máximo responsable posa delante de dos carteles de películas españolas, Campeones, de Javier Fesser, y La enfermedad del domingo, de Ramón Salazar. "El cine es una puerta abierta a la fantasía, a la emoción, a la risa, el llanto, el miedo, a todo aquello que nos hace más humanos; y, además, lo podemos compartir con los amigos, la familia, con el novio, con la novia, con los que nos rodean en nuestra vida", asegura Guirao. Desde el ministerio apuntan que el cine español ha superado los 51 millones de euros de recaudación en el primer semestre de 2018, gracias a más de 8,5 millones de espectadores.

Según Europa Press, el Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA) prevé que el Estado español pierda cerca de 52 millones de euros en la recaudación de impuestos tras la reducción del IVA.