Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres de cada 10 libros editados en España son digitales

La producción del sector subió un 4,6% en 2017, según un informe presentado por el Ministerio de Cultura

Interior de la librería Juan Rulfo de Madrid.
Interior de la librería Juan Rulfo de Madrid.

El mundo del libro empieza a ver un horizonte algo despejado. Con la resaca de la crisis ya superada algunas cifras apuntan al optimismo este año. La producción de libros en España subió un 4,6% durante 2017, según el Avance de Panorámica de la Edición Española presentada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y el Observatorio de la Lectura y el Libro. Es un 4,6% más que en 2016 para llegar a 89.962 títulos con ISBN. Predominan los libros en papel (un 68,4%, es decir 61.519 títulos) pero suben más los digitales (un 16% frente a un 1,2% del impreso). En un país con bajos índices de lectura (un 40% de la población no lee nunca o casi nunca) y peores niveles de gasto (solo Bulgaria y Grecia gastan menos por habitante en libros) parecen muchos miles de títulos, muchos millones de ejemplares.

¿Qué hay detrás de estas cifras? “El libro es muy flexible. Siempre pensamos en literatura, pero no es solo eso. Hay mucho libro de carácter técnico para un público muy pequeño y concreto. Además, muchos de estos ISBN son de libros de texto, que tienen un número distinto por cada comunidad y en algunas dos porque son bilingües”, explica a EL PAÍS Antonio María Dávila, director ejecutivo de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE). “La gente no está loca. Si produce es porque vende. Si no habría quiebra en cadena”, remata.

Sector polarizado

Hay algunas peculiaridades en el mundo editorial español. Según el estudio del Ministerio de Cultura, un 3% del sector (92 empresas editoriales) concentró el 30% de la producción privada, que supone más del 90% del total. Por regiones vemos una gran polarización entre Cataluña (34,2%) y Madrid (29,3%). El 84,4% de los libros publicados se editaron en castellano, el 11,5% en catalán, el 1,7% en euskera, el 15% en gallego y el 0,8 en valenciano. La lacra de la piratería sigue presente con fuerza y es la gran preocupación de los responsables del sector en un país en el que los índices de lectura y consumo en soporte digital no dejan de subir, pero donde el 80% obtuvieron los libros de manera gratuita. Con la Feria del Libro de Madrid a la vuelta de la esquina hay más razones para el optimismo. El año pasado se vendieron 600.000 ejemplares para un volumen de ingresos de 10 millones de euros, cifra que los organizadores quieren superar este año siempre que el tiempo acompañe.