Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Tendencias BLOGS Coordinado por ENEKO RUIZ JIMÉNEZ Y ÁNGEL LUIS SUCASAS

Seis claves sobre ‘Vengadores: Infinity war’

Marvel celebra su década cinematográfica con un evento en el que reúne a la mayoría de sus héroes contra la mayor amenaza del universo

Los Vengadores: Infinity War.

La franquicia más taquillera de la historia del cine comenzó cuando ya había pasado los títulos de crédito finales. Hace exactamente 10 años que Samuel L. Jackson, en la piel del director de SHIELD Nick Furia, dijo aquello de "quiero hablarte de la iniciativa Vengadores" a un todavía novato Tony Stark (Robert Downey Jr.). Marvel, que lanzaba en Iron Man su primera película como estudio independiente, anticipó en aquella escena lo que estaba por venir. No podía asegurar, sin embargo, que sus ambiciosos planes fueran a cumplirse. Más allá de Spiderman, Hulk y La Patrulla X, al fin y al cabo, los héroes de los tebeos eran relativamente desconocidos entre el público general y aquella primera aventura dirigida Jon Favreau podría haber sido un fracaso.

Si la experiencia no hubiera convencido, se habría llevado por delante al Capitán América y Thor. Mucho menos se habrían atrevido con personajes desconocidos incluso entre los lectores de cómics como Guardianes de la Galaxia. Pero una década después, una compra de Disney mediante y habiendo encadenado 19 éxitos, Vengadores: Infinity War, la epopeya que llega a las salas este viernes 27 de abril reuniendo a lo más nutrido del universo cinematográfico Marvel, casi suena inevitable. Aquí, alguna clave, sin spoilers, de uno de los estrenos más importantes del año. Sí, hay espacio para todos.

No hay tiempo para presentaciones. Si el espectador ha llegado hasta Vengadores: Infinity War tras 18 películas, ya conoce a sus protagonistas. Los hermanos Russo dan por hecho que los que vayan al cine a verla saben de Peter Quill, Dr. Strange o Hulk, sus motivaciones, poderes y recorrido, así que, al contrario que en las anteriores películas de los directores, no se plantean ninguna presentación ni desarrollo. Esto al fin y al cabo es más un evento que una película. Un cruce de dos horas y media hecha para los que llevan una década vibrando con personajes que a tanta gente sienta en las butacas. El carisma sigue intacto, pero este es el equivalente a un gran evento comiquero con montones de subtramas y grupos de superhéroes desperdigados, a lo Secret War o Contest of Champions. No esperen un Capitán América: El soldado de invierno.

Thanos es el protagonista. Pese a que la mayoría héroes tengan poco desarrollo como personajes independientes, quien sí brilla es Thanos (interpretado por Josh Brolin), posiblemente único protagonista de la obra y cuya motivación para hacerse con las gemas del infinito y cargarse a la mitad del universo queda clara una y otra vez, incluso si se ha tenido que desprender de algunas de las cualidades más interesantes de su versión en viñetas. Muchas veces se le ha achacado a Marvel la falta de carisma y objetivos de sus villanos (hay que romper una lanza a favor del Zemo de Daniel Bruhl). Este no es el caso.

Es media película. Lo dicho: Infinity War es un evento lleno de acción y momentos cumbres, y también solo media película. Vengadores 4 (todavía sin título, por los spoilers) ya está rodada y estará estrechamente ligada al final de la tercera aventura. Esa será la verdadera despedida y, narrativamente, la que cierre el argumento. Nunca el carácter de serialización estuvo tan presente en la franquicia.

Faltan algunos de los héroes. Como se anticipaba por el material promocional, no aparecen alguno de los héroes reconocibles del universo cinematográfico Marvel, si bien se justifica su ausencia. Los Russo han prometido que el protagonismo se compensará en Vengadores 4. Tampoco hay, asimismo, demasiadas presentaciones de nuevos personajes. Hasta los secundarios (salvo Peter Dinklage) son reciclados. Y es que no había espacio para más. Eso es lo que concluyeron los directores cuando desecharon, por ejemplo, a Adam Warlock, portador de la gema alma y versión galáctica de Jesucristo de los cómics Marvel. "Necesitaríamos una película entera para presentarlo".

Jim Starlin está muy presente. No podía ser de otra manera. El guionista que creó a Thanos (en Iron Man #55) y desarrolló en los noventa la saga del Infinito (que está recopilando Panini en su integridad) está muy presente en la gran epopeya galáctica de Los Vengadores. Una que, como en el cómic, va más allá de lo superheroico para convertirse en space opera. Aquí, aun así, están menos presentes los contenidos oníricos y filosóficos y seres abstractos como La Muerte, Eternidad, el Tribunal Supremo, el Orden y el Caos. Ni tampoco, salvo El Coleccionista de Benicio del Toro, las entidades a las que Thanos robaba las gemas en las viñetas. En cine, la mayoría de los cristales ya han sido presentados en manos de Extraño o Loki.

Próxima parada. Pese a que todo quede a medias, hasta dentro de un año no llegará la cuarta entrega de Vengadores. Mientras tanto, Marvel lanzará Ant-Man and The Wasp de Peyton Reed (20 de julio), con personajes que no aparecen por aquí; y Capitana Marvel de Anna Boden y Ryan Fleck (marzo de 2019), que se sitúa en los noventa para ir por libre y que, además de presentar a la nueva heroína de Brie Larson, recupera Furia (Samuel L. Jackson), el televisivo Coulson (Clark Gregg), Ronan el Acusador (Lee Pace, de Guardianes de la Galaxia) y Korath (Djmon Hounsou). Ambas historias influirán en el devenir de la saga, dado que sus personajes protagonistas harán acto de presencia en el fin de fiesta (así lo deja claro la escena tras los créditos).

¿Y después, qué? Toda la información está guardada bajo llave y Marvel ni siquiera hará acto de presencia en la Comic-con de San Diego. Tampoco lo necesita. La cuarta fase solo tiene confirmada oficialmente las secuelas de Spider-man y Guardianes de la Galaxia. También se mantiene la duda de qué ocurrirá con las franquicias de la Patrulla X de Fox cuando Disney termine por comprar al estudio rival. Parece obvio, aun así, que habrá al menos una segunda parte de Black Panther, que, de momento, es la película de la saga más taquillera en EE UU. Un dato que ni los más valientes habrían anticipado. Y todo gracias a una escena tras los títulos de crédito a la que muchos ni se esperaron a ver.

Más información