Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘All Things Must Pass’: la historia de Tower Records

En la edad de oro de la tienda de discos no era extraño encontrarse con músicos como Eric Clapton, Jimmy Page o Elton John

Tráiler del documental 'All Things Must Pass'.

Tower Records fue la cadena de tiendas de discos más famosa de la historia de la música. Para el productor musical David Geffen no había un lugar mejor. “Si te gustaba la música y coleccionar discos, como a mí, paseabas por la tienda. Yo iba allí tres o cuatro días a la semana”. Algo parecido opina el cantante Bruce Springsteen: “Conducíamos por Sunset Boulevard y había una tienda de discos enorme. El público con el que habías soñado estaba pasando por la puerta y podías quedarte allí y observar. Ahí estaba tu público”.

En 1999 las ventas de Tower Records superaban los mil millones de dólares al año. Cinco años después la compañía se declaró en quiebra. ¿Qué es lo que ocurrió? Lo explica el documental All Things Must Pass, dirigido por Colin Hanks, que el canal TCM emite el sábado 21 de abril, coincidiendo con el Record Store Day, una jornada que reivindica la importancia que tienen las tiendas de discos en la cultura popular y en la vida diaria de la gente.

El fundador de Tower Records fue Russ Solomon, un joven que en 1961 reconvirtió la pequeña tienda de su padre en Sacramento en un gran supermercado de discos. De Sacramento, Tower Records saltó a San Francisco y de ahí, a Los Ángeles. En el local situado en Sunset Boulevard no era extraño encontrarse con músicos como Eric Clapton, Jimmy Page, Pete Townsend o Elton John. “Los artistas de California y Los Ángeles iban allí a ver si estaban sus discos. Si había de Elton John, pero no de The Eagles, se cabreaban, y al revés”, rememora en el documental David Geffen.

El propio Elton John explica en el filme cuál era su ritual: “Los martes por la mañana iba a Tower Records a las 9, porque abrían a esa hora para mí. Si no tenían algo una semana y tampoco la siguiente, les pedía que lo trajeran”. El músico británico llegaba a la tienda en una limusina. El chófer llevaba una caja de cartón y el cantante recorría los pasillos mirando los estantes. Compraba al menos un par de ejemplares de los discos que le gustaban para cada una de sus casas. “Diré esto sin exagerar”, sentencia Elton John: “Me he gastado más dinero en Tower Records que en cualquier ser humano”.

Pero en los años 80 todo comenzó a cambiar. Las compañías discográficas apostaron por la música disco, que no se vendía tan bien como el rock y el pop. Las radios cambiaron su formato. Nació la MTV, el canal de televisión que emitía videoclips musicales, y aparecieron los CD. Los vinilos se fueron arrinconando en los estantes de las tiendas.

Los precios de los discos subieron. Tower Records ganó al principio mucho dinero con la revolución digital, pero fue el comienzo del fin. Su expansión por Latinoamérica no fue la esperada. Se abrieron locales que ofrecían los discos más baratos. Nació el formato Mp3 y, con él, el intercambio de archivos a través de Internet y la piratería musical. Se inventaron aparatos reproductores como los IPod. El 21 de diciembre de 2006 cerró la última tienda de Tower Records en Estados Unidos. All Things Must Pass (Todo debe pasar, en español), el título del documental que emite el canal, fue la frase con la que se despidió en su fachada el último local de Tower Records en Sacramento,

Russ Solomon vio cómo el mundo que había creado a comienzos de los años 60 se desmoronaba. “La música era importante en la vida de los jóvenes y nosotros éramos su medio”, explica en la película. Murió de un fallo cardíaco a los 92 años hace tan solo unas semanas, el 4 de marzo de 2018, mientras veía en la tele la ceremonia de los Oscar.

Más información