Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmen Calvo declara que regaló dos obras y vendió otra a Consuelo Ciscar

La artista comparece como testigo en la causa que investiga una supuesta trama en el IVAM

Carmen Calvo, en su estudio de Valencia, en una imagen de archivo.
Carmen Calvo, en su estudio de Valencia, en una imagen de archivo.

La artista Carmen Calvo, que hace cinco años recibió el Premio Nacional de Artes Plásticas, ha afirmado este jueves en una declaración como testigo ante la juez que investiga el caso IVAM que cree que regaló dos de sus obras a Consuelo Ciscar, antes de que esta fuera nombrada directora del museo, en el año 2004. Y que también es posible que le vendiera otra.

La juez cree que Ciscar lideró una trama que pagó precios hinchados por obras de arte, destinó recursos públicos para promocionar la carrera artística de su hijo, también imputado en la causa, y utilizó las salas del IVAM para exponer obras de su propiedad creadas por diversos artistas con el objetivo de que se revalorizaran.

Algunas de estas últimas piezas eran de Calvo. El año pasado la juez ordenó embargar siete obras de la artista valenciana y, otras, hasta sumar 12, del Equipo Crónica, Francisco Caparrós, Alberto Corazón, Ramón de Soto y Bernardí Roig.

Calvo ha testificado que es posible que le regalara una de sus obras a Ciscar en los años ochenta, con motivo de un cumpleaños, en una época en la que no tenía dinero para hacer grandes regalos. Ha negado, sin embargo, que ni entonces ni después fueran lo que se dice amigas.

En aquella década, Ciscar y su marido Rafael Blasco, ocupaban puestos en el Gobierno valenciano presidido por el socialista Joan Lerma. El matrimonio volvería a ocupar espacios de poder en la Administración autonómica con el cambio de siglo, ya con el PP.

Calvo ha manifestado, sin embargo, que no recuerda los detalles de ese regalo, ni de otro que pudo hacerle, ni de la posible venta que, según fuentes presentes en su declaración, ha afirmado que pudo haber cerrado. La artista ha resaltado que han pasado 30 años de algunos de los hechos por los que le preguntaban, y que en aquella época no guardaba registro de las ventas ni conserva documentación.

Ventas en galerías

Es posible también, ha añadido, que Ciscar adquiriese algunas de sus obras ahora embargadas por el juzgado a través de galerías.

Ciscar expuso las obras en el IVAM, según la instructora, haciendo constar que quien se las cedía al museo eran sus hijas y su nieta. Cuando la juez reclamó los documentos que acreditasen cómo las habían adquirido, la exdirectora del museo sostuvo que en realidad era ella quien las había comprado o a quien se las habían regalado sus autores. Y que después se las había dado a sus hijas y nietas, por lo que no tenían documentos de las transmisiones. Tampoco aportó justificantes de haber pagado impuestos por las obras al adquirirlas o al donárselas a sus descendientes.

La magistrada acordó entonces llamar a declarar como testigos a los artistas, y ese es el motivo por el que este jueves ha comparecido Calvo, que no ha querido hablar con la prensa.

Ciscar está imputada por los supuestos delitos de malversación de caudales públicos, prevaricación y falsedad documental. Además de ella y de su hijo Rafael Blasco Ciscar, hay otros ocho investigados en la causa, entre antiguos directivos y trabajadores del IVAM y empresarios.

Más información