Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Cervantes y Mujeres por África se alían para fomentar el español en el continente

Senegal y Marruecos serán los ejes en los que pivote una estrategia común

África es territorio de expansión futura para el español. Pero en la nueva penetración, el Instituto Cervantes se ha aliado con la Fundación Mujeres por África, que preside María Teresa Fernández de la Vega, exvicepresidenta del Gobierno. Este martes, ambas instituciones firmaron un convenio que contempla alianzas en centros y fomento de estudios para hispanistas, doctorandos y científicas, clave para el desarrollo de la región. Senegal y Nador, en Marruecos, serán los principales focos de los que partan estrategias comunes en este marco que se llamará África con ñ.

Fernández de la Vega y Juan Manuel Bonet rubricaron en la sede madrileña del Cervantes la colaboración: “Queremos establecer sinergias de la mano del idioma y de la institución encargada de fomentarlo junto a nuestra cultura, por el mundo”, afirma la responsable de Mujeres por África. A la firma asistió también Darío Villanueva, director de la Real Academia Española.

El acuerdo comenzará su andadura en Nador. Allí está la sede de la fundación en territorio africano. “Acogeremos dentro un Aula Cervantes para trabajar codo con codo”, asegura De la Vega. Ambas se ubicarán en el antiguo colegio Lope de Vega, un inmueble ya rehabilitado y cedido por el Ministerio de Asuntos Exteriores.

“Nuestra intención es fomentar la formación de mujeres hispanistas, científicas y licenciadas con la fuerza de nuestra lengua como vehículo de cultura y crecimiento”, afirma De la Vega.

Juan Manuel Bonet aseguró que comienzan así “una colaboración que será muy fructífera y permitirá aumentar el conocimiento y uso del español así como el número de estudiantes”. Todo se enmarca dentro del Plan África, reactivado por el Instituto Cervantes hace dos años cuando empezaron a despejarse los nubarrones de la crisis. Este contempla, sobre todo, la expansión al terreno subsahariano, ya que el norte del continente fue el primer lugar, junto a Europa, donde se asentó el Cervantes con un total de 11 centros. A ellos hay que añadir la nueva sede que se inaugurará en Dakar. Pero, además, se estudia la apertura de una nueva aula en Abiyán (Costa de Marfil).

Las nuevas sinergias contemplan también intercambios de estudiantes. La apuesta por la fuerza de un continente joven es crucial para futuros desarrollos ya que la mitad de la población tiene menos de 15 años. “Nuestra intención es fomentar la formación de mujeres hispanistas, científicas y licenciadas con la fuerza de nuestra lengua como vehículo de cultura y crecimiento”, afirma De la Vega.

Un ejemplo de dicha iniciativa son Sally Mekame, de Gabón, y Océane Rakotondrasolo, de Madagascar, dos jóvenes graduadas en Lengua y Cultura Españolas que participaron en una mesa redonda junto a Richard Bueno, director académico del IC y Carmen Pastor, subdirectora de dicha área, moderados por la periodista Desirée Ndjambo. Ambas estudian para convertirse en profesoras de castellano en sus países dentro de un continente en que 1,5 millones de personas lo aprenden y practican.