Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernando Colomo: “La realidad se ha pegado siempre a mi cine”

El cineasta estrena 'La tribu', su vuelta al cine industrial tras su paso por la experimentación con 'Isla bonita'

Carmen Machi y Fernando Colomo, en el rodaje de 'La tribu'.
Carmen Machi y Fernando Colomo, en el rodaje de 'La tribu'. WireImage

Iba Fernando Colomo (Madrid, 1946) lanzado a una carrera final de cineasta de autor entre sesudo e irreverente gracias a Isla bonita (2015) cuando con La tribu ha retornado a la comedia, género que le dio fama y taquilla. “Pero fíjate que el guion de La tribuno era de risa; ahora bien, no lo digamos muy en alto”, confiesa el director de un libreto coescrito por él y otros dos escritores de cine míticos: Yolanda García Serrano y Joaquín Oristrell. “Pero Paco León y Carmen Machi [que protagonizan el filme] tienen la comedia en sus venas, y así ha salido el filme”.

Con La tribu, una película que encuentra su origen en la historia real de Las Mamis, un grupo de mujeres que se juntan en una academia de baile de Badalona, el cineasta radiografía el aquí y el ahora: los despidos masivos, los vídeos virales, las diferencias salariales, el poder de la televisión... “Todo eso está utilizado para una dualidad comedia/drama que me gusta”. Incluso se ven banderas esteladas en los escenarios naturales de Badalona. “A lo largo de mi carrera me ha pasado mucho, la realidad se pega a mi cine”.

Y un buen ejemplo es Maribel del Pino, coreógrafa y bailarina de street dance, que se encarna a sí misma. “Como la historia se basa en un vídeo sobre ella y Las Mamis, fuimos a conocer a esas señoras llenas de energía y a su escuela, y acabamos incluyéndola primero como coreógrafa y al final como actriz, ya que Eva Leira y Yolanda Serrano, responsables del casting, vieron la facilidad de cámara que tenía por haber estado en Fama. En fin, ella es un ejemplo del aroma que no queríamos perder, y por eso filmamos en Badalona”. El equipo de La tribu ha cuidado mucho el reparto, hasta los personajes más secundarios. “Yolanda y Eva se han arriesgado a probar caras nuevas, y eso el público lo agradece”.

Colomo vuelve a un modo más industrial de producir. “Isla bonita y La línea del cielo son películas experimentales. Nadie leyó el guion de Isla bonita, porque solo había un folio de historia. Por desgracia, es una manera de trabajar que no puedo mantener, porque yo hubiera hecho otra igual encantado”. ¿Y con qué se disfruta más? “Son cosas distintas. En una te tiras a la piscina sin bañador, cada día era una aventura. Aquí controlé más, por el bien del equipo. Pero con la preparación —he tenido mucho tiempo— también logré espontaneidad”.

Más información