Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Del Unamuno enamorado a la desazón del 98

El primer volumen del epistolario del escritor, presentado en la Biblioteca Nacional

Primera hoja de una carta de Unamuno al escritor Ángel Ganivet de 1898.
Primera hoja de una carta de Unamuno al escritor Ángel Ganivet de 1898. BIBLIOTECA NACIONAL

Cada semana salen a la venta por Internet cartas de Unamuno, recientemente se vendió un telegrama en un anticuario de Salamanca por 300 euros, apenas unas palabritas. A los anglosajones les encantan porque en ellas hay críticas a la monarquía, al clero, al Ejército y al alcalde de Bilbao si se ponía a tiro. El material parece infinito "porque el escritor recibió 20.000 cartas que se conservan en su casa de Salamanca", dicen Colette y Jean-Claude Rabaté, el matrimonio especialista en Unamuno que ha reunido 3.000 misivas para publicar ocho volúmenes, de los que hoy, martes, se ha presentado el primero en la Biblioteca Nacional de España: Miguel de Unamuno. Epistolario I reúne correspondencia entre 1881 y 1899, el final del imperio español, recién perdidas, un año antes, Cuba y Filipinas. Lo ha editado la Universidad de Salamanca. La presentación ha contado con la presencia de Mariano Esteban, catedrático de Historia de la Universidad de Salamanca, y José Carlos Mainer, catedrático emérito de la Universidad de Zaragoza.

Unamuno (Bilbao, 1864-Salamanca, 1936) era un escritor incansable y un enorme polemista. En Argentina mantenía unos 300 corresponsales a los que enviaba respuesta, "tendía muchos puentes con Latinoamérica". "Planeó 11 viajes a Argentina y todos salieron fallidos", añaden los Rabaté. En estas cartas también se encuentran detalles curiosos, por ejemplo, las otras 300 personas con las que se escribía en Cataluña, donde estuvo a punto de pedir plaza de catedrático. "Allí había intelectuales, pintores, periodistas, artistas, poetas como Joan Maragall con el que se carteaba. Era un caldo de cultivo que no encontraba en otros sitios y donde era bien recibido. Criticaba más a Castilla", explica y se sonríe Jean Claude Rabaté. "Por encima de las patrias álcese la solidaridad de los intelectuales...", dejó escrito en sus cartas.

No es casualidad que este primer volumen de su extenso epistolario se haya presentado en la Biblioteca Nacional, porque de las 303 cartas que recopila —60 de ellas parcial o completamente inéditas— un buen puñado se guardan en esta institución. Es el caso de las que intercambió con Ángel Ganivet, escritor y diplomático español que se suicidó en Riga el 29 de noviembre de 1898. Unamuno le había escrito 10 días antes y le hablaba de una España "que guarda ecos con el alma derrotada que en esos momentos también tenía Ganivet, que sufrió mucho por la distancia con su país", dice la jefa del servicio de Manuscritos e Incunables de la BNE, María José Rucio. Unamuno le escribe: "Reina aquí una confusión espantosa; es la bancarrota de la vieja política, pero se está despellejando la serpiente sin que le haya brotado todavía la piel nueva por debajo. Yo no sé qué va a salir de aquí, pero hay que temerlo todo...".

Unamuno, en 1931, en la Universidad de Salamanca.
Unamuno, en 1931, en la Universidad de Salamanca.

De la BNE son también las cartas con el crítico literario y periodista Francisco Fernández Villegas, estas de un cariz más político. Mucho más personal es la correspondencia con los hermanos Gutiérrez Abascal, sobre todo con Leopoldo, donde "menciona asuntos de religión, familia, mucho más íntimo", dice Rucio, quien encomia la labor de transcripción de estas cartas, "que no tienen una letra complicada pero sí es un texto abigarrado y extenso".

En estos escritos está el Unamuno de 15 años, "devorado de amor por Concha [Lizárraga, su esposa], a quien escribe en sus libretas de notas sin enviar nada, pero también las cartas abiertas a la prensa, muchas manifestando sus opiniones sobre la transformación de Bilbao o sobre el obispo de Salamanca o directamente una misiva a Cánovas del Castillo que este respondió", explica Rabaté.

Se relacionaba con la flor y nata de la intelectualidad o con sus amigos íntimos, pero una de las características del filósofo que puede observarse en estas cartas es que para él "no había fronteras entre lo público y lo privado, era su norma, que todo lo que dijera en privado pudiera reproducirse en público", subraya Rabaté. De ahí que muchos de sus escritos fueran cartas abiertas a los periódicos, algunas de las cuales, con sus preocupaciones políticas y sociales, con sus apoyos y solidaridad hacia alguna causa, se hayan incluido en estos volúmenes, de los que ya está listo el primero.

COMPRA ONLINE 'EPISTOLARIO I'

Autor: Miguel de Unamuno.

Editorial: Ediciones Universidad De Salamanca (2017).

Formato: tapa dura ( 1112 páginas).

POR 33,25€ EN CASA DEL LIBRO