Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Día de las Librerías refuerza las esperanzas del sector

"La gente vuelve a querer leer”, sostiene el presidente del Gremio de Libreros

Dia de las librerias
Imagen promocional del Día de las Librerías

Los años aciagos, aquellos tiempos en los que cerraban locales y bajaban las ventas, parecen haber quedado atrás. Los libreros se muestran exultantes de cara a la séptima edición del Día de las Librerías, que se celebra hoy. “Es un día de celebración porque desde hace un año se dejó de caer [en ventas] y ahora se empieza a crecer. La gente vuelve a querer leer”, admite sin tapujos Juancho Pons, presidente de CEGAL, el Gremio de Libreros que agrupa a 1.600 librerías en todo el país y que para el día de hoy, en colaboración con el Ministerio de Educación y Cultura, ha montado diversas actividades —lecturas, teatro, música en directo— y con descuentos del 5% en la compra de libros. En total, en toda España hay 3.967 puntos de venta (entre librerías de aeropuertos, grandes cadenas y las tradicionales), “y los datos nos confirman que estamos creciendo”, añade el librero.

Para este 10 de noviembre se calcula que las ventas puedan aumentar “hasta un 10-15% de cualquier viernes normal”, resalta Pons. Un cifra que ayudará a redondear el incremento que se espera para finales de este 2017 y que estará “entre el 3% y el 4% con respecto a 2016, el mismo dato que manejan los editores”, refrenda el librero. ¿Las razones? Pons señala que en este último trimestre ha habido “una muy buena rentree con libros muy esperados como los de Paul Auster, Almudena Grandes, Javier Marías o Arturo Pérez-Reverte. Además, estamos poco a poco convenciendo a la gente de que el precio de los libros es el mismo en todos los sitios. Y la gente empieza a concienciarse del comercio local, por lo que se empieza a animar a volver a las librerías”. Precisamente la campaña del día de hoy lleva el lema ‘Deja que te cuenten’ para resaltar la figura del librero como prescriptor.

Hace sólo tres años, los libreros se alarmaron ante el cierre de locales. Entonces, además de la crisis económica, se habló del libro electrónico, como posible enemigo, y también del alto número de devoluciones de libros, que es uno de los grandes lastres de la industria editorial. Con respecto al primer asunto, Pons resalta que “el libro electrónico nunca ha sido un monstruo ni un peligro. El monstruo es la gente que lee el libro electrónico sin pagarlo, pero hoy en día las librerías también disponen de la venta de libros electrónicos sin problemas”; con respecto al segundo, Pons índice en que, aunque la cifra de devoluciones esté en el 29,4% (datos del Comercio Interior del Libro de 2016), “estamos trabajando mucho por reducirlas. Desde CEGAL tenemos la herramienta Librired, que hace que las editoriales empiecen a imprimir mucho mejor bajo demanda y sepan mejor cómo distribuir los libros. Esto hará que las devoluciones sean menores”.

Por otra parte, las librerías cuentan con una ayuda del Ministerio de Educación y Cultura de 120.000 euros anuales y con el Sello de calidad, que ayuda a reconocer su importancia dentro de la cadena editorial, aunque, como añade Pons, esperan que se ponga pronto en marcha el anunciado Plan de Fomento de la Lectura.