Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La baronesa Thyssen subastará tres piezas de arte asiático

La venta de las obras se produce en medio de los problemas económicos de la coleccionista

La baronesa Carmen Thyssen-Bornemisza en Sant Feliu de Guíxols, en julio.
La baronesa Carmen Thyssen-Bornemisza en Sant Feliu de Guíxols, en julio. Europa Press

La casa Christie’s subastará este miércoles en Nueva York tres obras de arte asiático de la colección de la baronesa Carmen Thyssen-Bornemisza. En concreto, se trata de una figura de bronce de Buda del siglo XIII o XIV, con un precio de salida entre los 497.000 y los 663.000 euros; una estela de piedra negra de Uma-Maheshvara del siglo IX, cuyo precio de salida oscila entre los 83.000 y los 125.000 euros; y una figura de bronce de Sambandar, que saldrá con un valor de entre 497.000 y 663.000 euros.

Esta subasta se produce dos meses después de que la baronesa ampliara el plazo de cesión de su colección con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte hasta el 31 de diciembre. Se trata de la tercera prórroga de este año. La primera ocurrió a principios de año y finalizó el 30 de abril. Posteriormente acordaron otro aplazamiento que culminaba el pasado mes de julio.

A comienzos de año, la baronesa Thyssen-Bornemisza había advertido de que estaría dispuesta a vender piezas de su colección a causa de los problemas económicos que atravesaba. "Yo lo que no puedo asumir es no tener liquidez. Necesito liquidez y si no, tendré que vender otro cuadro y lo siento mucho como coleccionista. Necesito liquidez", declaró en febrero. Para evitarlo, solicitaba al Estado una mayor “movilidad” de su colección y “poner orden” a su situación fiscal para asegurar el futuro de sus herederos.

Ya en marzo había sugerido que pondría a la venta el cuadro Caballos de carreras en un paisaje, del impresionista francés Edgar Degas, para resolver sus “problemas de liquidez más inmediatos”. La baronesa insistía en que a pesar de tener una fortuna en obras de arte, el mantenimiento de su colección resultaba muy costoso. Por lo tanto esperaba poder subastar la pieza por una suma similar a la que obtuvo en 2012, cuando vendió La esclusa, de John Constable, por 27,9 millones de euros. Pero unos días después negó que quisiera venderlo, aunque admitió que había recibido ofertas y que podría vender “alguna otra obra”.

Más información