Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cultura y Carmen Thyssen prorrogan la negociación por la colección ante la falta de acuerdo

El Ministerio y la baronesa se dan hasta el 31 de julio para renovar la cesión de los fondos

Carmen Cervera, junto a una de las obras de su colección, 'Nedick's', de Richard Estes.
Carmen Cervera, junto a una de las obras de su colección, 'Nedick's', de Richard Estes.

Nueva prórroga ante la falta de acuerdo. El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y los representantes de Carmen Cervera han acordado prorrogar hasta el próximo 31 de julio las conversaciones que están manteniendo sobre la renovación de la cesión de la colección privada de cuadros de la baronesa Thyssen, compuestas por 429 obras, parte de las cuales se exhiben en el Museo Thyssen de Madrid. La anterior prórroga por tres meses acordada por ambas partes expiraba este próximo domingo, 30 de abril.

Tras amenazar con llevarse la colección fuera de España, Carmen Thyssen expresó su intención de “disponer anualmente de unas 60 obras para poder realizar exposiciones dentro y fuera de España”, según relató a este diario la propia responsable de la colección en febrero. Algo que no contempla el pacto original con la Administración que mantiene aseguradas las obras. Sí se permite vender alguna obra de la colección (que haya sido adquirida en el extranjero si tiene valor patrimonial) como ya sucedió con La esclusa, de Constable, por la que la baronesa recaudó 28 millones de euros hace cuatro años. La baronesa ha insistido en que tiene muchos gastos y debe afrontarlos sacando rendimiento económico a sus fondos.

En estos meses de negociación ha habido muchos tira y afloja entre el Ministerio y la coleccionista. Este valoró su colección privada en torno a los 1.000 millones de euros. El Ministerio de Cultura respondió días después asegurando que la tasación de esta colección asciende a 462 millones de euros, según una orden publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE). El Estado se compromete a indemnizar a la baronesa por la destrucción, pérdida, sustracción o daño de las obras por una cuantía que no podrá superar, en ningún caso, los 397 millones.

En estos meses, Carmen Thyssen también ha anunciado su intención de vender un Degas y lo contrario, en una cascada de declaraciones que, si bien en ellas la baronesa siempre ha incidido en  su propósito de mantener las obras en España, han puesto de manifiesto la falta de entendimiento y que las posturas no se han acercado. Por parte del Gobierno, Iñigo Mendez de Vigo, ministro de Cultura, ha manifestado que las dificultades son tan solo por la complejidad del tema:"Al Gobierno le gustaría un acuerdo a largo plazo. La experiencia que he tenido ha sido la de la renovación cada seis meses, y creo que no es bueno. Lo que le interesa a nuestro país son varios años. Soy respetuoso con los intereses de Doña Carmen. (...) Estamos trabajando bien, de forma positiva y confío en que lleguemos a un acuerdo. Siempre darse más tiempo es síntoma de voluntad por ambas partes de alcanzar un acuerdo".

La colección permanente del Museo Thyssen-Bornemisza propiedad del Estado -800 obras de arte adquiridas en 1993- está al margen de este proceso de negociación y su continuidad se encuentra completamente garantizada", aclara la nota del Ministerio, que concluye recordando que en 2016 el Museo Thyssen-Bornemisza registró un 30% más de visitantes con respecto al año anterior.