Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España, siempre presente en la saga de Kingsbridge

Sevilla y la Armada Invencible son parte de la acción en 'Una columna de fuego'

Ken Follett, en Sevilla.

“España es importante en mis historias”, subraya Follett en una entrevista con EL PAÍS en Edimburgo la semana pasada. El país está, de una u otra forma, presente en toda la saga de Kingsbridge. En Los pilares de la tierra, con Toledo y el Camino de Santiago, donde un personaje descubre la arquitectura islámica. Para la secuela Un mundo sin fin se inspiró en la Catedral de Santa María de Vitoria, como recuerda allí hoy una escultura del escritor. En la obra que llega este martes a las librerías, Una columna de fuego, es el turno de la Armada Invencible y de Sevilla, descrita como una ciudad pujante en la que se vestía de forma “lúgubre” cuando España era “el país más conservador” del mundo.

“En Los pilares de la tierra España era un foco intelectual muy importante para Europa. En Una columna de fuego ha cambiado: es el país más rico del mundo. A Sevilla llegaban los galeones gigantes con el oro excavado en las minas de Perú por nativos esclavizados”, explica. Follett viajó a Sevilla para documentarse y captar distancias y tonalidades. “Tiene mucho color, una gran catedral (que siempre me atrae), un palacio real fantástico y un fuerte sentido de su propia historia. Tuve que intentar plasmarla como era en el siglo XVI. Había visto ilustraciones de la época y desde lo alto de la Torre del Oro podía sobreponerlas a la ciudad a la que estaba mirando”.

Más información