Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más allá del espacio vacío

Describe un proceso comunitario de creación en un espacio vacío brookiano, donde la intensidad y el sentido se encarnan en el cuerpo de los actores

'El debut'
Fotograma de 'El debut', de Gabriel Olivares.

EL DEBUT

Dirección: Gabriel Olivares.

Intérpretes: Eduard Alexandre, Luis Cortaderas, Silvia de Pé, Mar del Hoyo.

Género: documental. España, 2016.

Duración: 63 minutos.

En su libro ¿Qué es el cine?, André Bazin reflexionaba en torno a la estrecha relación entre teatro y cine y desmontaba ese lugar común del lenguaje crítico que sancionaba como teatro filmado a toda aquella adaptación de un texto teatral a la que no se hubiesen inyectado, a la fuerza, los suficientes elementos cinematográficos. O supuestamente cinematográficos, porque, como sostenía el teórico, la esencia de ese nuevo lenguaje no tenía necesariamente que ver con los signos externos cuya ausencia determinaba todos esos juicios reprobatorios: es decir, la multiplicidad de escenarios y esas localizaciones en exteriores orientadas a airear el texto, pero que, en realidad, no eran más que ingenuos indicios de una muy elemental interpretación de lo que era teatral y lo que era específicamente cinematográfico. Bazin vio en la película Los padres terribles (1948), de Jean Cocteau, un perfecto ejemplo para ilustrar sus afirmaciones: “Cocteau cineasta ha comprendido que no había falta añadir nada a su decorado, que el cine no estaba allí para multiplicarlo, sino para intensificarlo”.

De una manera intuitiva, los actores de la compañía TeatroLab parecen llegar a conclusiones parecidas cuando contemplan en un monitor las imágenes de una posible adaptación cinematográfica convencional de la obra colectiva que van preparando. El debut, primera película del director teatral Gabriel Olivares, describe, así, un proceso comunitario de creación en un espacio vacío brookiano, donde la intensidad y el sentido se encarnan en el cuerpo de los actores, dejando que el ojo cinematográfico solo esté allí para amplificar la resonancia del detalle. Un historia de amor homosexual, trágico y secreto, en el mundo del toreo se va haciendo inteligible… quizá mucho más inteligible que un proceso creativo sometido a la síntesis del montaje dentro de una propuesta con más espíritu de cuaderno de trabajo que de clase magistral.