Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fascinación del dolor

El panorama que presenta Tomasz Wasilewski es atroz. En lo político y en lo social. Pisos celda en descampados, sin calles. Aridez, aflicción

Fotograma de 'Estados Unidos del amor'.

ESTADOS UNIDOS DEL AMOR

Dirección: Tomasz Wasilewski.

Intérpretes: Julia Kijowska, Magdalena Cielecka, Dorota Kolak, Marta Nieradkiewicz.

Género: drama. Polonia, 2016.

Duración: 106 minutos.

Polonia, 1990. Cuatro historias, cuatro mujeres. La ingenuidad de la que un día fue miss en el barrio y cree que su tiempo de belleza aún le puede llevar al triunfo vital; la demencial manipulación de una profesora de religión con alma de espía y ávida de amor; la necesidad de pareja de una directora de escuela altiva y desolada; los vaivenes sentimentales de una esposa perdida en la unidad familiar.

El panorama que presenta Tomasz Wasilewski en Estados Unidos del amor, su tercer largometraje, ganador del premio al mejor guion en el Festival de Berlín, es atroz. En lo político y en lo social. Pisos celda en descampados, sin calles. Aridez, aflicción. Y lo relata con una complejidad narrativa que le hace ir de una a otra historia alejándose de la cronología habitual, conformando un puzle homogéneo y finalmente exacto sobre la soledad, el desamparo y las distintas formas de entender la vida y el mundo que nos ha tocado vivir. Con el sexo (¿o era el amor?) como esencia, y una explicitud de cuerpos, no necesariamente jóvenes ni bellos, que nunca engaña.

Partiendo de postulados de Michael Haneke y de Ulrich Seidl, Wasilewski utiliza una fotografía levemente quemada que convierte en aún más gris las vidas de sus criaturas, a un paso del peligroso tremendismo. Pero también despliega una expresividad artística asentada en el estudio del encuadre, que lleva a sus imágenes, en formato panorámico, a una tristeza tan complicada de asimilar como, en el fondo, fascinante. La fascinación que a veces posee el dolor.