Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

50 años del drama de Françoise Dorléac, hermana de Catherine Deneuve

La vertiginosa carrera de la actriz con Truffaut y Polanski se truncó al morir en un accidente

La actriz Françoise Dorleac, durante el rodaje de 'Cul-de-sac' (1966). Ver fotogalería
La actriz Françoise Dorleac, durante el rodaje de 'Cul-de-sac' (1966).

“Personalidad fuerte, a veces autoritaria, que contrastaba con un físico frágil y romántico como un alga marina o lebrel”. El director François Truffaut tributaba un homenaje a la actriz Françoise Dorléac (1942-1967) en la revista Cahiers du Cinema con motivo de su trágica desaparición tras morir en un accidente de coche. Director e intérprete habían coincido por primera vez -y última- en la película La piel suave, una obra mal acogida en su presentación en el Festival de Cannes de 1964 donde triunfa Los paraguas de Cherburgo (Jacques Demy) lanzando al estrellato internacional a su hermana, Catherine Deneuve. Truffaut intuye la fuerza y el magnetismo de la joven actriz para la pantalla bajo ese rostro delicado y de cierto misterio. Una intérprete en opinión del realizador “insuficientemente valorada, que habría encontrado a los treinta años el verdadero contacto con el gran público, que la habría adorado como la adoraron todas las personas que tuvieron oportunidad de trabajar con ella”. La promesa del director de reunirse cada seis años en las próximas décadas queda truncada. A cambio, Truffaut encontrará en su hermana, Catherine Deneuve, la heroína de dos de sus producciones más recordadas, La sirena del Misisipi y El último metro.

La mañana del 26 de junio de 1967, camino del aeropuerto de Niza, la actriz sufre un accidente incendiándose el coche que conduce. Su muerte, acababa de cumplir veinticinco años, conmociona a una Francia que baila y canta con las canciones de Las señoritas de Rochefort, el musical que acaba de estrenar junto con su hermana a las órdenes de Jacques Demy. Como recordará la propia Catherine Deneuve en el documental Elle s’appelait Françoise (Anne Andreu & Mathias Ledoux, 1996) rompiendo un silencio de tres décadas desde la muerte de su hermana, “la película nos permitió volvernos a reencontrarnos como si estuviéramos viviendo una segunda infancia”. ” Nuestras carreras profesionales habían comenzado muy pronto y casi no habíamos tenido tiempo de disfrutar de esa etapa de la vida que es la adolescencia, así que el rodaje nos proporcionó muchos momentos de felicidad, como si fuéramos dos adolescentes en total libertad”.

Hijas de los actores de teatro Maurice Dorléac y Renée Simonit, las dos hermanas, Françoise Dorleac y Catherine Deneuve, crecen en un ambiente familiar señalado por las noches de estreno y los primeros trabajos profesionales junto con su padre, director de doblaje de la Paramount en Francia. La primera gran oportunidad para Françoise Dorleac se presenta con la obra teatral Gigi, adaptación de la célebre novela de la escritora Colette que ha triunfado en Broadway interpretada por Audrey Hepburn y en la pantalla, en versión musical, con la actriz Leslie Caron. Como su hermana Catherine, no tarda en ser reclamada por la pantalla, a las órdenes de una generación de directores, Jean-Gabriel Albicocco, Michel Deville, Eduard Molinaro, a medio camino entre la vieja generación de cineastas y la nueva representada por la Nouvelle Vague.

Una comedia de aventuras junto a un inolvidable y elástico Jean-Paul Belmondo, El hombre de Río (Philippe de Broca, 1964) le ofrece su primer gran éxito popular y proyección internacional. La actriz encadena una serie de producciones, del péplum (Gengis Khan, Henry Levin, 1965) a la intriga de espías y agentes secretos (¿Donde están los espías?, Val Guest, 1965) junto a estrellas como Omar Sharif, Stephen Boyd y David Niven. Desde el nuevo cine de autor, el director Roman Polanski, después de haber probado sin suerte con las actrices Alexandra Stewart y una jovencísima Charlotte Rampling, la embarca en el rodaje de Cul-de-sac en un reparto extravagante junto a los actores Donald Pleasence y Lionel Stander y en medio de una producción salpicada de toda clase de incidentes como recordará en sus memorias Polanski. Como había sucedido con Repulsión y la presencia de Catherine Deneuve, la participación de Françoise Dorléac acaba convirtiéndose en el principal reclamo de la película que recorre con éxito diferentes festivales internacionales. Su breve carrera se cierra con dos títulos más, Un cerebro de un billón de dólares, con el debut de Ken Russell como director y Michael Caine en la tercera entrega del mesurado inspector Harry Palmer, y el musical Las señoritas de Rochefort de Jacques Demy. El realizador reúne a las dos hermanas, Catherine Deneuve y Françoise en una fantasía de música y baile rodada en la ciudad normanda de Cherburgo donde vuelca su homenaje al musical americano -las figuras de Gene Kelly y George Chakiris- y su propia creación, en una nueva vuelta de tuerca, el musical europeo, ahora con la presencia de Catherine Deneuve y Françoise Dorléac como mellizas y bailarinas. La banda sonora y las canciones de Michel Legrand rubrican con lirismo y aires jazzísticos el cuento de hadas bañado de colorido pop.

Tres días después de la muerte de Françoise Dorléac, el 29 de junio, desaparecía en otro accidente automovilístico la ex sex symbol Jayne Mansfield. El coche, un Buick Electra 225, donde viajaban la actriz, su compañero, Sam Brody, el chófer, sus tres hijos, Zoltan, Miklos y Maria, y una troupe de perros chihuahua, se empotra violentamente contra un camión en la carretera nacional 90 dirección Nueva Orleans. Según la mitología popular la cabeza –y peluca oxigenada– de la actriz habrían saltado por los aires en la noche estrellada del sureño y profundo Misisipi.

Más información