El lejano Oeste o la búsqueda de la felicidad

La canadiense Dominique Scali debuta en la escena literaria internacional con una novela fresca sobre una frontera que recuerda el presente

La escritora canadiense Dominique Scali en la Feria del Libro de Madrid, este sábado.
La escritora canadiense Dominique Scali en la Feria del Libro de Madrid, este sábado. Jaime Villanueva

El Oeste recuerda el presente, dice Dominique Scali (Montreal, 1984), pero ella se dio cuenta solo después de haber trabajado cinco años en su primera novela, En busca de New Babylon, publicada este mayo por la editorial Hoja de lata. Una historia que ve entrelazarse las vidas de cuatro personajes, todos infinitamente libres como el desierto de Nevada o Nuevo México pero a la vez atados los unos a los otros y a sus desdichas. “Era un tiempo que vivió un enorme cambio tecnológico, al borde de un gran revolución, un tiempo que construía sus mitos en tiempo real”, dice Scali. Un reverendo sin fe, un pirómano que se salva nueve veces de la horca, un matador y una mujer inquieta en busca de un marido: personajes nacidos con los puños cerrados que se mueven en círculo de una ciudad polvorienta a otra en el intento de vivir una vida distinta en el lugar perfecto que nunca llega a existir. “Al fin y al cabo se trata de la búsqueda de la felicidad”, explica la autora.

Más información
En la casa de John Wayne: “Trump hará limpieza”
A vueltas con los mitos

Apasionada de los spaghetti western, de John Wayne y de Cormac McCarthy —el autor norteamericano que con su Meridiano de sangre marcó hace más de tres décadas el retorno literario de la épica western—, Scali admite que no ha sido fácil enfrentarse a los clichés del género. “No me quedaba otra que enfrentarme a ellos”, admite al explicar su intento de romper la superficie de los lugares comunes con mucha investigación y con una singular forma de dibujar las ciudades que se encuentran en la novela: “Empecé a escribir sobre Virginia City (en el Estado de Nevada) y descubrí luego que era un centro de boxeo, así como el que yo necesitaba para mi novela. Ha habido muchas coincidencias de este tipo: ciudades que encajaban perfectamente en algo que yo había escrito”, confiesa a este periódico durante una entrevista en Madrid y añade: “Ese entorno tan cruel me ha ayudado a dar un aire romántico a la historia: mis personajes intentan constantemente cambiar sus vidas pero acaban siempre haciendo lo mismo, sin darse cuenta”.

Por desear con toda su alma una casita en un bosque con un marido que la cuide, Pearl acaba casándose una decena de veces sin llegar a ser feliz. Por anhelar poner sobre papel las historias de los mitos de su tiempo, el reverendo Aaron acaba sin manos. “La libertad de mis personajes es en cierta medida una ilusión: podrían ser completamente libres, pero no lo son en sus cabezas”, dice;  “(mi novela) es a la vez una celebración de la libertad y una crítica de la misma”. De esto surge la tensión romántica de los personajes perseguidos por su pasado o por sus creencias, por una idea de la vida que choca con un entorno hostil y muy cruel. Quizás le habría tocado otra suerte al pirómano Charles Teasdle, si no hubiese sido hijo de una prostituta. Quizás el torero mexicano habría pasado a la historia por sus gloriosas lidias con los toros si no hubiesen vetado las corridas.

Otros relatos de la frontera

En busca de New Babylon es el cuarto título con el que la editorial Hoja de lata sigue con la recuperación de novelas o documentos de la frontera. Cartas de una pionera recoge las misivas que Elinore Pruitt Stewart escribió desde el Estado de Wyoming, donde llegó como colona en 1909, a una amiga en Denver. Pruitt Stewart es también la autora de Cartas de una cazadoras, donde relata su travesía en el desierto. El rancho de U Alada es por otra parte la primera de una serie de novelas escritas por B. M. Bower que relatan el amor del vaquero Chip con Della, la sofisticada hermana del patrón del rancho.

Periodista de Le Journal de Montréal y psicóloga de formación, Scali admite haber intentado construir sus personajes más con sus comportamientos que con su psicología o reflexiones para que la acción tuviese más peso que la explicación. Hasta será imposible, para ellos e incluso para el lector, reconstruir el momento exacto en que lo perdieron todo. “Otro elemento que me fascina (del Oeste) es la sensación que me dan las ciudades fantasma, abandonadas después de que los vecinos acabaran de buscar el oro o lo que fuera. Como si nada durara, ni siquiera una cosa sólida como una ciudad”. Y en este entorno precario, al que Scali arroja una mirada fresca, se mueven sus personajes desdichados que no traen ninguna moraleja y que sugieren una nostalgia romántica de una ciudad que nunca existió y por eso, quizás, nunca dejará de existir.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS