Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El corto se hace grande en Medina del Campo

El festival de cortometrajes cumple 30 años con la vuelta al pequeño formato de directores consolidados

Fotograma de uno de los cortos seleccionados para la 30ª edición del festival de Medina del Campo. Semana de Cine Medina del Campo

El cine, para una generación de  jóvenes cineastas españoles, comenzó en Medina del Campo (Valladolid). Allí, en la Semana de Cine dedicada a cortometrajes que este viernes celebra su 30º aniversario, directores como Daniel Sánchez Arévalo o Borja Cobeaga comenzaron a hacerse grandes gracias al pequeño formato. Este año, el festival —una suerte de cantera del cine español— se ha fijado en Rodrigo Sorogoyen, que será distinguido como Director del Siglo XXI, como ya lo fueron antes otros como Eduardo Chapero-Jackson o el propio Arévalo. "Es un guante que lanzamos a estos jóvenes que sabemos que van a ser referentes del cine español", asegura Emiliano Allende, director del festival. En agradecimiento Sorogoyen, nominado al Goya por Que Dios nos perdoneregresa con un corto: Madre. Y junto a él otros como Arévalo —Cheimaphobia— e Isabel Coixet —No es tan fría Siberia—. "Junto a los nuevos que empiezan, hay gente consolidada que ha vuelto al corto. El formato se revitaliza", celebra Allende.

"Dice [Sorogoyen] que le gusta volver porque con cada formato largo tiene un parón de tres años, y el corto le permite experimentar y mantenerse en forma", cuenta el director de este festival desde hace 25 años, que recuerda cómo el certamen impulsó la carrera de otros cineastas. En 2003, Sánchez Arévalo, creador de AzulOscuroCasiNegro, ganó allí un concurso con el que financió el rodaje de su corto Física II, que estrenaría allí al año siguiente y quedaría a un paso de los Oscar. Al director de Pagafantas, Borja Cobeaga, le sucedió lo propio en 2004 con Éramos pocos, que en 2006 sí que le valió la nominación a la dorada estatuilla. Este año, junto a Sorogoyen, también serán premiados Ingrid García‐Jonsson y Carlos Santos como la Actriz y el Actor del Siglo XXI, respectivamente. Y junto a las jóvenes promesas y los consolidados, un recuerdo para los consagrados, que sirven de "modelo" a los anteriores, según Allende: Premio Roel de Honor a la actriz Ángela Molina por su trayectoria.

"Seguimos haciendo lo que hemos hecho toda la vida, promocionar a los jóvenes que empiezan con los cortos y luego dan el salto al largometraje", resume el director de la Semana de Cine, que se enorgullece de que de los 32 cortos seleccionados para la sección oficial este año, el 60% (19) son de "estreno absoluto". En el certamen internacional, que cumple 20 años, destacan cintas como Ennemis interieur (Francia), de Sélim Azzazi, nominada en los pasados Premios Oscar, y Home, de Daniel Mulloy (Reino Unido), que recibió recientemente el Premio Bafta al mejor cortometraje británico. Medina del Campo también reserva otras secciones a videoclips, al cine de Castilla y León y a cortometrajes fantásticos y de ciencia ficción.

El cartel de la 30ª edición de la Semana del Cine.
El cartel de la 30ª edición de la Semana del Cine.

A Allende no le sorprende que el origen de tantos grandes nombres se encuentre en su festival. "El formato corto te permite equivocarte. Lo grave es cuando te lanzas con un largometraje, por el tiempo y los recursos que necesita", dice este diplomado en cine por la Universidad de Valladolid, que considera que el cortometraje es "una escuela viva y práctica de cine que ha revitalizado el cine español", y donde "se ha forjado" toda una generación de profesionales del sector. El director del certamen reivindica el apartado La Imagen de la Historia, dedicada al cine social, en el que destaca la ganadora al Goya al Mejor Documental Frágil Equilibrio, de Guillermo García López "Queremos que el festival sea permeable a los acontecimientos actuales", afirma Allende, al que este año le ha sorprendido un hecho: "Revisando la programación me di cuenta de que la mujer es la protagonista en la mayoría de la mayoría de historias, pero en muchas desgraciadamente siendo la víctima".

Pese a Medina del Campo y recientes éxitos como Timecode, nominado al Oscar al mejor cortometraje, el corto español continúa siendo un formato menor, que se mueve mayoritariamente en un circuito cerrado de festivales. "Sería maravilloso que la ley obligara a ponerlos delante de los largos en el cine", dice el dirigente del certamen, aunque asegura que esa regulación llegaría tarde porque "el pequeño formato ya se está colando por otros medios", como las nuevas plataformas televisivas del estilo de Netflix o Filmin. Esa ley en realidad existió, hasta que fue derogada en 1986 y los tráileres y anuncios colonizaron el espacio previo a las películas. Allende se lamenta con sentencia con un símil culinario: "El aperitivo puede ser, a veces, más rico que la comida", 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información