Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Frágil equilibrio: ¿una película o un barco?

PorGuillermo García López, director de cine

José Mujica, inspiración sobre la realidad de la desigualdad en el mundo. Imagen del documental Frágil Equilibrio.

Imaginé el barco cuando escuché por primera vez a José Mujica, por aquel entonces Presidente de la República Oriental del Uruguay. Me quedé sorprendido cuando me di cuenta de que aquel hombre estaba hablando de mi vida, de cuestiones que me afectaban diariamente. No estaba familiarizado con figuras políticas que mostraran interés por asuntos tan cotidianos y tan importantes. Sentí que era un discurso necesario, un mensaje sencillo, consecuente con la época que vivimos, merecedor de ser difundido, digno de permanecer en el tiempo y ubicarse en múltiples espacios.

Una película, por ejemplo.

Comenzamos a armar la nave cuando entrevistamos a Mujica en su casa en Agosto del 2014 y compartió con nosotros su discurso. Él fue el primer tripulante, el guía perfecto para el viaje que íbamos a iniciar a través de tres historias en tres continentes distintos. Es difícil encontrar palabras para definir estas historias. Una comunidad de migrantes subsaharianos intenta cruzar a Europa a través de la valla de Melilla. Varias familias en España, al otro lado de esa valla, están destrozadas por la crisis, la especulación inmobiliaria y la pérdida de sus viviendas. Y dos ejecutivos japoneses se ven sumergidos en un círculo vicioso de consumismo y trabajo. Historias muy lejanas en el espacio pero con muchos puntos en común.

El viaje se extendió a otros seis países: en México, Estados Unidos, Hong Kong, Qatar, Chile, Reino Unido, donde contamos con el talento y la entrega de compañeros de profesión que se echaron a las calles a fabricar imágenes y sonidos que mostraran ese frágil equilibrio. Por el camino encontramos a otros compañeros que habían estado noches enteras en viviendas a punto de ser desalojadas por la policía, noches enteras en las inmediaciones de la valla de Melilla, listos para registrar acontecimientos estremecedores y que a veces no eres capaz de ver. Contamos también con muchos mecenas en todos los rincones del planeta que confiaron en el proyecto, nos apoyaron con sus granitos de arena y nos hicieron creer aun más en lo que estábamos haciendo, ycon las personas de Oxfam Intermón quienes nos ayudaron a dar voz a un mensaje que compartimos sobre los múltiples rostros de la desigualdad.

Frágil Equilibrio es una historia coral hecha con muchas manos, en consonancia con el mensaje humanista de Mujica. "Necesitamos razonar como especie", nos dijo aquella mañana de agosto. Probablemente sea uno de los puntos de partida para construir muchas cosas, desde una película hasta una sociedad. Durante todo nuestro viaje, si hay algo que nos ha confirmado que íbamos por buen camino ha sido la energía, la confianza, el amor de todos estos tripulantes. "Las películas explotan el amor, para transformarlo en un negocio, pero el amor es la evidencia más grande que hay de las cosas vivas, arriba del planeta". Todo lo que nos dijo Mujica aquella mañana se hizo tangible a lo largo del viaje, como una profecía.

El barco, con toda la tripulación que lleva y mucha otra que seguirá sumándose, está a punto de zarpar. Comienza su andadura por el mundo en SEMINCI, en Valladolid, hoy lunes 24 de Octubre a las 19:15.

Ésas son las coordenadas de partida. Quién sabe dónde terminará este viaje.