Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Tarde para la ira’, mejor película en los Premios Forqué

Roberto Álamo y Emma Suárez ganan los trofeos a mejores actores en los galardones que otorgan los productores

El director Raúl Arévalo agradece el premio Forqué a mejor película para su 'Tarde para la ira', junto a la productora Beatriz Bodegas -con el premio en la mano- y los actores Antonio de la Torre y Ruth Díaz.
El director Raúl Arévalo agradece el premio Forqué a mejor película para su 'Tarde para la ira', junto a la productora Beatriz Bodegas -con el premio en la mano- y los actores Antonio de la Torre y Ruth Díaz. EFE

El thriller Tarde para la ira, del director debutante Raúl Arévalo, ganó anoche el galardón a mejor película de ficción o animación de los premios Forqué, que entrega anualmente Egeda, la entidad de gestión de derechos audiovisuales de los productores, y que ayer celebraron su XXII edición en el teatro de la Maestranza en Sevilla. A la ceremonia, que contó con un discurso del presidente de Egeda, Enrique Cerezo, y con el humorista Carlos Latre como presentador, acudieron, además de numerosos políticos y autoridades andaluzas como el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, o la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, el secretario de Cultura, Fernando Benzo, y el director del ICAA, Óscar Graefenhain.

Tarde para la ira, que así ve reforzadas sus opciones en los Goya del próximo 4 de febrero, derrotó a competidoras como Que dios nos perdone, de Rodrigo Sorogoyen; Julieta, de Pedro Almodóvar; 1898. Los últimos de Filipinas, de Salvador Calvo; El hombre de las mil caras, de Alberto Rodríguez, y Un monstruo viene a verme, de J. A. Bayona, que sí obtuvo el Premio al Cine y Educación en Valores. Raúl Arévalo subió a recogerlo con la productora Beatriz Bodegas, ganadora real del premio y que se emocionó con el galardón en la mano, y los actores Antonio de la Torre y Ruth Díaz. La argentina El ciudadano ilustre, de Mariano Cohn y Gastón Duprat, ganó en el apartado a mejor película latinoamericana.

Roberto Álamo, por su policía en Que dios nos perdone, y Emma Suárez, por ser la madre doliente en la ausencia de su hija en Julieta, se llevaron respectivamente los galardones a mejor actor y actriz. La madrileña agradeció a todos los que hacen "posible el sueño del cine". A Álamo le pilló el galardón haciendo teatro en Madrid, así que su trofeo lo recogió su director, Rodrigo Sorogoyen, que presentó un video en el que Álamo agradeció el reconocimiento.

La gala sirvió para celebrar los buenos resultados del cine español, que ha superado los 100 millones de euros de recaudación en 2016 y para que Carlos Latre sacara su amplísimo repertorio de imitaciones. En una de sus actuaciones, como sosías de Lola Flores, pidió la bajada del IVA: Por el escenario pasaron en actuaciones Diana Navarro, Vanesa Martín, el dúo mexicano Jesse & Joy o el rapero Arkano. Tanto el rapero como los mexicanos fueron muy superiores. La ceremonia, que duró dos horas, empezó a lunas tardías diez de la noche, horario elegido cuando RTVE apuntó su posible emisión en directo. Finalmente, se vio por la pequeña pantalla en diferido. Un sinsentido.

En su discurso Enrique Cerezo apostó -en una breve intervención- porque los productores siguieran haciendo películas "que gusten a los espectadores", y presentó el video resumen de la carrera del ganador de la medalla de Oro de Egeda el productor andaluz Antonio P. Pérez, cuya empresa Maestranza Films ha estado detrás de títulos como Solas, Habana Blues, La voz dormida, A puerta fría o Lejos del mar. Pérez, que sufrió la pérdida de su madre el viernes. Pérez habló de la excelencia del cine andaluz, del nivel de sus técnicos, y recordó a dos de los directores con los que ha trabajado, Benito Zambrano y Francisco Javier Gutiérrez.

Emma Suárez, con el premio a la mejor interpretacion femenina por 'Julieta'. ampliar foto
Emma Suárez, con el premio a la mejor interpretacion femenina por 'Julieta'. efe

En el apartado a mejor documental, el premio recayó en el recientemente estrenado 2016. Nacido en Siria, de Hernán Zin, que acompaña a varios niños sirios en su viaje, a veces frustrado, a veces exitoso, siempre doloroso, a través de Europa a la búsqueda de una vida mejor. Zin ya había ganado esta categoría con Nacido en Gaza. En el escenario el cineasta habló en contra de los muros "que en el mundo actual quiere levantar gente como Donald Trump".

Para los productores Graffiti, de Lluís Quílez, ha sido el mejor cortometraje del pasado año. Graffiti, centrado en un mundo apocalíptico en el que solo parece haber un ser humano superviviente, es uno de los dos cortos españoles que han entrado entre los diez preseleccionados al Oscar de su categoría. El otro, Timecode, de Juanjo Giménez, Palma de Oro en Cannes, también concursaba en los Forqué.