Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cine en España tuvo más de 100 millones de espectadores en 2016

Las salas superaron los 600 millones de recaudación

Tráiler del filme 'Un monstruo viene a verme', dirigido por J. A. Bayona.

Esta mañana la empresa comScore, que audita las cifras de las taquillas en España, ha hecho públicas las cifras del cine durante 2016. Y el resultado no puede ser más positivo. Según sus análisis, 100.275.624 espectadores fueron a las salas de cine el pasado año sumando una recaudación total de 601.770.637 euros. Desde 2009 no se superaban los cien millones de entradas vendidas, y por tanto la asistencia crece un 6%. La recaudación ha aumentado un 5%, y eso que el precio medio de una entrada ha bajado de 6,07 euros en 2015 a 6,01 en 2016.

En los últimos seis años en cinco ocasiones una película española ha liderado el listado de los filmes más vistos (en 2013 la racha la cortó Los Croods), y 2016 no iba a ser menos: Un monstruo viene a verme, de J. A. Bayona, obtuvo más de 4,5 millones de espectadores y una recaudación de más de 26 millones de euros.

Entre los datos curiosos que aporta comScore, un 57% de los espectadores fue al cine en fin de semana: los días de mayor asistencia de público son, en orden, sábado, miércoles y domingo. El miércoles 26 de octubre fue día con más gente en las salas (1.087.584 espectadores), gracias al empujón de la Fiesta del Cine. Madrid (19,9%), Barcelona (14%) y Valencia (5,8%) fueron las provincias con un mayor número de espectadores.

"Las buenas cifras se deben a que ha crecido la capacidad de gasto del español medio", según el presidente de los exhibidores

En cuanto al cine español, la industria acabó 2016 con 109.040.951 euros logrados en taquilla y 18.144.453 espectadores, es decir, una cuota de mercado del 18,1%. Tras Un monstruo viene a verme, le siguen, en los títulos españoles más vistos, Palmeras en la nieve, de Fernando González Molina, con 12,1 millones de euros; Villaviciosa de al lado, de Nacho García Velilla, con 8,2 millones; Cien años de perdón, de Daniel Calparsoro, con 6,5 millones; Cuerpo de élite, de Joaquín Mazón, con 6,3 millones, y Kiki, el amor se hace, de Paco León, con 6,1 millones de euros. Todas ellas lograron más de un millón de espectadores.

Juan Ramón Gómez Fabra, presidente de FECE, la federación que agrupa a los exhibidores españoles, asegura, tras conocer las cifras, que esperaba más. "Tengo algo de frustración porque con la programación de estrenos de noviembre y diciembre esperábamos más aún". Por eso Gómez Fabra augura: "Nos queda un gran trabajo por hacer para recuperar al espectador". ¿Por qué se han superado por fin, tras siete años, las cifras de asistencia? "Ha crecido la capacidad de gasto del español medio, pero las luchas contra la piratería y el ivazo al cine siguen ahí". Para el exhibidor, la clave está en las películas españolas: "Esas son las que marcan la temporada. Porque las estadounidenses ya sabemos que funcionarán. Hemos alcanzado el 18% de cuota de mercado, pero sería mejor el 25%".

En cuanto al listado de las más taquilleras en general, después de Un monstruo viene a verme están Mascotas, con 21,3 millones de euros; Buscando a Dory, con 17,6 millones; El libro de la selva, con 16,8 millones, y El renacido, con 14,2. En ese ranking entraría Palmeras en la nieve en octavo lugar.

Por comparar, en Francia han logrado su segundo mejor año en 50 años, según el Centro Nacional del Cine, con 213 millones de entradas vendidas en 2016, y 18 películas francesas han superado el un millón de espectadores. Así han logrado una cuota de mercado del 35,2%.