Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tesoro de Tomares ya está a la vista

El Museo Arqueológico de Sevilla muestra las monedas romanas que unos obreros hallaron por casualidad

Una de las ánforas descubiertas.
Una de las ánforas descubiertas.

La media tonelada de monedas romanas que se hallaron por casualidad en el municipio sevillano de Tomares ya está expuesta al público. La muestra, uno de los mayores conjuntos numismáticos del mundo, podrá verse hasta el 10 de septiembre. El hallazgo se produjo el 27 de abril de 2016, cuando unos operarios que trabajaban en el parque Olivar del Zaudín de dicho municipio, descubrieron por azar el tesoro: un conjunto de ánforas romanas repletas de monedas.

La exposición, inaugurada hoy por la viceconsejera andaluza de Cultura, Marta Alonso, en el Museo Arqueológico de Sevilla se titula Descubriendo el tesoro de Tomares, y en ella se narra el descubrimiento y el proyecto de investigación en curso. El tesoro está compuesto por 19 ánforas romanas que contienen más de 50.000 monedas; casi la mitad (22.470) es del siglo IV después de Cristo. Algunas se muestran ya limpias y restauradas y otras tal y como fueron halladas.

También se exhiben ánforas aún cerradas y que conservan en su interior vestigios arqueológicos por descubrir. Solo 10 de los recipientes han sido vaciados. El resto se ha sometido a técnicas como las usadas en medicina para documentar el contenido sin alterar el bien histórico tal y como fue hallado. Las vasijas han sido medidas, pesadas y documentadas científicamente en las primeras fases del proyecto de investigación, al que le quedan años por delante. Algunos de los contenedores arrojan diferencias de hasta dos kilos de peso.

Entre las monedas se encuentran algunas de las épocas de los emperadores Diocleciano, Maximiano, Galerio y Constancio Cloro, así como otras de cinco últimos emperadores de la tetrarquía: Licinio, Severo, Maximino, Magencio y Constantino.

La muestra también adelanta información sobre el origen del tesoro, su entorno, ubicación y las razones por las que estaba en esa zona de Sevilla, situada a unos seis kilómetros del centro de la capital y unos 10 de la principal villa romana: Itálica. Una de las hipótesis es que las monedas podrían formar parte del fondo para el pago a los soldados de la zona, pero esta investigación está aún en una fase incipiente. También se baraja que sea dinero que estaba destinado al pago de cosechas.

El Museo Arqueológico de Sevilla continuará con las indagaciones en colaboración con universidades y otros centros andaluces para seguir arrojando luz sobre este hallazgo.

Más información