Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las mejores y las peores películas de Walt Disney

Se cumplen 50 años del fallecimiento de uno de los grandes y enigmáticos productores de Hollywood, creador de un imperio de dibujos animados

El productor Walt Disney.

Walt Disney murió con 65 años el 15 de diciembre de 1966, víctima de un cáncer de pulmón, ya que toda su vida fumó compulsivamente. Solo dirigió cortometrajes, no dibujó mucho toda su vida... y sin embargo para la Historia ha quedado una imagen de Disney de mago de la animación, probablemente porque fue un gran organizador, un productor con olfato que supo aunar esfuerzos y contratar a los mejores dibujantes. De entre todos los filmes realizados bajo su supervisión, aquí hemos seleccionado los mejores y los peores.

Las mejores películas

* Fantasía (1940). Leopold Stokowski dirigió la orquesta en el que fue el segundo largometraje de la compañia Disney, y uno de los proyectos más amados por Walt. Sin diálogos, salvo las charlas entre el ratón Mickey y Stokowski. La película está compuesta por siete secuencias que ilustran ocho fragmentos de piezas de música clásica, e interpretados por la Orquesta de Filadelfia. Aun hoy es deliciosa.

* Dumbo (1941). Tras el desastre económico de Fantasía, la compañía volvió a la sencillez, y creó a Jumbo junior, un elefante antropomórfico al que le llaman Dumbo (por dumb, tonto), ridiculizado por sus enormes orejas... con las que acabará volando. Solo por la secuencia de la borrachera merece un lugar de honor en la Historia del cine.

* Peter Pan (1953). La versión del relato de J. M. Barrie se estrenó en el festival de Cannes, y fue la última vez en que los Nueve Ancianos -los nueve grandes animadores de la compañía- trabajaron juntos. Así nació para el mundo el niño que no quería crecer, rodeado de un puñado de personajes secundarios gloriosos.

* 20.000 leguas de viaje submarino (1954). La compañía Disney no solo realizaba filmes animados, y sus filmes con actores de carne y hueso fueron realmente flojos, exceptuando estas 20.000 leguas... dirigidas por Richard Fleisher y protagonizada por Kirk Douglas y James Mason, como el capitán Nemo. El calamar gigante todavía da miedo y el submarino luce en el Cinemascope en el que se filmó.

Las peores películas

Las mejores y las peores películas de Walt Disney

* Los rescatadores (1977). Es uno de los peores títulos de Disney. Se estrenó en verano de 1978 y fue el último proyecto que nació de una idea de Walt Disney, que había fallecido diez años antes. Ahora bien, merece la pena destacarla porque un animador coló una imagen de una chica de Playboy en una ventana. Sí, en el mundo de la animación siempre se supo, pero en los cines era casi imposible verla... hasta que se lanzó en video en 1999 y dándole a la pausa todo el público pudo verlo. De la vieja guardia no quedaba ningún directivo, así que nadie avisó a los nuevos: tuvieron que retirar 3,4 millones de copias del mercado.

* Merlín, el encantador (1963). La vida del rey Arturo antes de ser rey Arturo y su amistad con el mago Merlín. Fue el 18º largo de animación de la compañía, y un filme absolutamente inane, sin gracia, en el que se desperdicia una gran historia. Incluso los dibujos parecen indolentes.

* La leyenda de Sleepy Hollow y el Señor Sapo (1949). La compañía estuvo a punto de cerrar durante la Segunda Guerra Mundial. Es considerado película paquete, como también lo fueron Saludos Amigos, Los tres caballeros, Música maestro, Fun and Fancy Free y Melody Time, filmes compuestos de cortos realizados para salvar la frágil economía de la empresa. En ese caso aparecen dos cortos, El Señor Sapo y La leyenda de Sleepy Hollow. Sin alma. La firma dejó de realizar este tipo de trabajos para volver al clásico largo con Alicia (1950).

* La bella durmiente (1959). Es la última película que se basó, en vida de Disney, en un cuento de hadas -al género no volvieron hasta La sirenita-. A pesar de ser producida durante toda una década (las voces se grabaron en 1952), el cuento de Perrault no levantó pasiones. Ha envejecido realmente mal.

Más información