Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los tristes tigres de Cabrera Infante pasean por Rusia

Los embajadores hispanohablantes de Moscú premian la traducción literaria de Daria Sinítzina, que ha dado a conocer la obra del cubano

La traductora Daria Sinítzina, con vestido de cuadros, rodeada de los  embajadores en Moscú.
La traductora Daria Sinítzina, con vestido de cuadros, rodeada de los embajadores en Moscú.

Por su capacidad de trabajar con múltiples registros del idioma, Daria Sinítzina, de San Petersburgo, es la ganadora del premio de traducción literaria del idioma español al ruso, organizado por embajadores de países hispanohablantes en Moscú con la colaboración del Instituto Cervantes y de la revista Innostranaia Literatura (Literatura Extranjera).

El galardón, que se otorga por primera vez, está dotado con 2.000 euros y fue entregado a Sinítzina este viernes en el marco de la Feria Non Fiction, uno de los grandes eventos literarios del año en la capital rusa. Los organizadores del premio aspiran a convertirlo en un evento anual destinado a fomentar la gran escuela de traductores literarios del español al ruso, entre los que han destacado Anatoli Geléskul, Ella Braguínskaia, Borís Dubin y Liudmila Siniáskaia.

Sinítzina, de 36 años, es una gran conocedora de las distintas modalidades locales del español y también de las jergas y del spanglish (la mezcla de español e inglés). Ha traducido Fatamorgana de amor con banda de música, del chileno Hernán Rivera Letelier, uno de cuyos fragmentos se leyó en los dos idiomas ante el numeroso público asistente al acto. Esta traductora también ha dado a conocer a los lectores rusos las novelas Tres Tristes Tigres, del cubano Guillermo Cabrera Infante; Esther en alguna parte, del cubano Eliseo Alberto, y otras obras, entre ellas El Loco, de Miguel Delibes. Sinítzina comenzó su carrera en 2002, con traducciones de poetas catalanes como Maria Mercè Marçal. En la actualidad, compagina la traducción con la docencia universitaria y la interpretación porque "no se puede vivir solo de la traducción".