Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La dinastía Farruco triunfa en el Concurso de Córdoba

Juan Antonio Fernández Montoya, “Barullo”, se alza con el premio de baile con la abstención de su primo Farruquito, parte del jurado

Juan Manuel Fernández Montoya “Farruquito” es parte del jurado de baile del premio.
Juan Manuel Fernández Montoya “Farruquito” es parte del jurado de baile del premio.

El jurado del XXI Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba ha dado a conocer esta mañana los nombres de los artistas ganadores de esta XXI edición, la del 60 cumpleaños de esta clásica cita, en cada una de las disciplinas a concurso. Así el premio de cante ha recaído por mayoría en José Anillo, de Cádiz; el de baile, también por mayoría, en Juan Antonio Fernández Montoya, “Barullo”, de Sevilla; y el de guitarra en Francisco Prieto “El Currito”, de Córdoba, en este caso por unanimidad de los miembros del jurado.

Cada uno de estos ganadores recibirá un premio en metálico de 11.000 € y diploma y participará en la Gala Final que tendrá lugar el próximo sábado en el Gran Teatro de la ciudad. Los finalistas, merecedores de diploma y premio en metálico de 2.500 €, han sido Miguel de la Tolea, Sara Salado y Macarena de la Torre en la categoría de cante; José Maldonado, María Moreno y Claudia Cruz en la de baile; y Agustín Carbonell “Bola”, José Tomás y Manuel Montero en la de guitarra.

Los jurados de cada disciplina han estado compuestos por artistas de acreditado prestigio: Calixto Sánchez, Mayte Martín y Arcángel en el de cante; Víctor Monge “Serranito”, Gerardo Núñez y José Antonio Rodríguez en el de guitarra; y Rafaela Carrasco, Isabel Bayón y Juan Manuel Fernández Montoya “Farruquito” en el de baile.

A la fase preliminar de esta edición se presentaron un total de 130 artistas, de los que la gran mayoría (87) concursaban al premio de cante, 27 al de baile y tan solo 13 al de guitarra. De ellos fueron seleccionados 4 finalistas por disciplina para la fase con opción a premio, que se celebró entre el 20 y el 23 pasado.

Frente a las suspicacias que pudieran surgir en el premio de baile, fuentes del Concurso han querido restar importancia al parentesco entre un miembro de jurado y el artista ganador: “si pusiéramos en las bases que no puede haber ningún tipo de relación entre jurado y concursantes, o bien elegimos un jurado no artístico o bien tendríamos muchos menos participantes y de menor nivel”. Al mismo tiempo señalaban la dificultad de cribar las relaciones que se establecen entre profesores y alumnos o a través de las compañías, donde muchos de los concursantes, que son profesionales en sus disciplinas, han podido coincidir con alguno de los jurados. Por último, subrayaron el hecho de que Farruquito se ausentó de la sala cuando el jurado deliberó el premio de baile, única razón por la que este no se ha dado por unanimidad.

El Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba, creado en 1956, es un clásico que suele ser citado como uno de los hitos –junto a la Antología de Perico del Lunar, por ejemplo- que marcan la etapa de revitalización del cante flamenco. El paso de los años y las modificaciones que ha sufrido en la estructura de sus galardones no le han hecho perder prestigio, y prueba de ello es el alto número de artistas profesionales de conocida trayectoria que se siguen presentado y se han presentado en esta edición.