Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jackie Chan y Fredrerick Wiseman recogen sus Oscar honoríficos

La entrega de los premios a una carrera se convierte en la reunión de posibles candidatos a las estatuillas de Hollywood

Jackie Chan recibe con el Oscar en la mano la felicitación de Sylvester Stallone.
Jackie Chan recibe con el Oscar en la mano la felicitación de Sylvester Stallone. gtresonline

Todo el que quiere ganar un oscar en la próxima edición de estos premios cinematográficos se dio cita la noche del sábado en los salones del teatro Dolby de Los Ángeles, donde la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas hizo entrega de sus estatuillas de honor. Lo que antaño era la parte aburrida de la ceremonia de los Oscar se denominan ahora los Premios de los Gobernadores. Y la octava edición de estos galardones de honor que la Academia entrega fuera de la gala oficial celebró este año las carreras de profesionales tan diversos como el actor, productor, director y guionista, experto en artes marciales y también cantante Jackie Chan, el documentalista Frederick Wiseman, la montadora Anne V. Coates, y el director de reparto Lynn Stalmaster. Sin embargo, las cámaras estuvieron puestas en el atasco de estrellas por metro cuadrado que se amontonó en la alfombra roja de este recinto que en poco más de tres meses, el 26 de febrero, se engalanará para celebrar la 89ª edición de los Oscar. Emma Stone se codeó con Warren Beatty, ambos soñando con la estatuilla, ella como mejor actriz por La La Land; él convencido de que su último intento como director, Rules Don’t Apply, merece todo el reconocimiento. A la pareja se les sumó Annette Bening, esposa de Beatty y otra aspirante al Oscar con 20th Century Women Además, Pedro Almodóvar, Isabelle Huppert, Paul Verhoeven, Amy Adams, Lupita Nyong’o, Nicole Kidman, Andrew Gardfield, Felicity Jones, Tom Ford, Marion Cotillard o Mark Wahlberg, entre otros, se pasearon entre invitados y agasajados en lo que pareció un ensayo general de la entrega de esa estatuilla con la que todos sueñan.

Jackie Chan, Fredrerick Wiseman y Lynn Stalmaster rodean a Anne V. Coates. ampliar foto
Jackie Chan, Fredrerick Wiseman y Lynn Stalmaster rodean a Anne V. Coates. gtresonline

Un despliegue de belleza, tiros largos y magnetismo que contrastaron a años luz con la veteranía de los agasajados: Chan, 62 años, era el bebé y único rostro conocido de los homenajeados. Su premio fue presentado por Tom Hanks. Coates, 90 años y alabada por su trabajo -en el discurso de Richard Gere- en el montaje de Lawrence de Arabia (1962), llegó en silla de ruedas. Stalmaster, 88 años y director de reparto de El violinista en el tejado (1971) o Superman (1978), y Wiseman, 86, iban por su propio pie y levantaron de sus asientos a una audiencia limitada a miembros de la Academia, tras ser presentados, respectivamente, por Jeff Bridges y Don Cheadle. Para entrar en la gala, privada y cerrada a las cámaras, se pagaba 400 euros.

La cita sirve para conseguir votos para las estrellas de ahora y para venerar a sus mayores. La presidenta de la Academia, Cheryl Boone Isaacs, aseguró que son “los nombres y no los números” los que cuentan en la reforma que está teniendo lugar en la organización y donde la diversidad y la juventud se han convertido en la clave de su mandato. Por eso anunció la creación para el próximo año de un nuevo programa que tiene como meta el desarrollo y la inclusión de nuevos talentos en la Academia. Y ante la nueva presidencia estadounidense, recalcó: “En tiempos de incertidumbre el cine puede servir de lazo de unión y potenciar el cambio".

Más información