Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Retorno al pasado

Tom Cruise sigue atrapado en sí mismo en una carrera a la que debería haberle dado un giro hace demasiado tiempo

A veces los títulos de las películas juegan tan en su contra que pueden servir incluso de metáfora de todo lo negativo que ocurre a su alrededor, no ya dentro del relato, sino en el exterior de la producción. Así, que la segunda adaptación cinematográfica de la serie de novelas de Lee Child protagonizada por el antiguo policía militar Jack Reacher lleve como subtítulo la frase "nunca vuelvas atrás" no deja de ser irónico en una película que parece atrapada en el tiempo, protagonizada por un actor empecinado en seguir reinando en un tiempo que ya nunca volverá, y dominada por una estrategia visual y narrativa de hace 25 años, que puede resultar más añeja que cualquier película en blanco y negro del Hollywood clásico.

JACK REACHER: NUNCA VUELVAS ATRÁS

Dirección: Edward Zwick.

Intérpretes: Tom Cruise, Cobie Smulders, Danika Yarosh, Aldish Hodge, Teri Wyble.

Género: acción. EE UU, 2016.

Duración: 118 minutos.

Con Jack Reacher: Nunca vuelvas atrás, Tom Cruise, de 54 años, atrapado en sí mismo en una carrera a la que debería haberle dado un giro hace demasiado tiempo, regresa una vez más a un personaje del pasado, y esta vez a uno menor. Jack Reacher (2012) ni era una buena película ni fue ningún estruendoso éxito, pero Cruise, cuyos próximos proyectos son Top gun 2 y Misión: Imposible 6, no quiere despertar de un sueño que hace tiempo que tiende hacia la pesadilla. Para colmo, en su labor como productor del evento, ha elegido para comandar la dirección a su director en El último samurai (2003), otra de sus olvidables. Edward Zwick, que desde su mejor trabajo, Tiempos de gloria (1989), nunca se salió de la línea de lo convencional en su puesta en escena, ha compuesto una película que ni enfada ni divierte, académica en el peor sentido de la palabra, que parece facturada por un algoritmo matemático que hubiese estudiado a fondo los thrillers de acción más ordinarios de los primeros años noventa.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >