Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Chris Dodd | Presidente de la MPAA

“Debemos dejar de mostrar México como narcolandia”

El presidente de la poderosa Motion Picture Association de Estados Unidos visita el Festival de Morelia

Chris Dodd, presidente de la Asociación Cinematográfica de EE UU.
Chris Dodd, presidente de la Asociación Cinematográfica de EE UU.

Chris Dodd cree que una buena historia puede cambiar una vida. “Imagina cuánta gente migró a Estados Unidos por ver una película de Hollywood”, dice. El eje narrativo de este estadounidense de 72 años sería el poder. Dodd fue senador por Connecticut durante 30 años y se convirtió en uno de los demócratas de mayor peso. En 2011 dejó el Congreso, pero no el poder. Desde entonces preside la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos, la poderosa Motion Picture Association (MPAA, por sus siglas en inglés), un lobby que representa a los seis grandes estudios de Hollywood para influir en Washington y dar fuerza a la industria cinematográfica. Cada año, la asociación se encarga de clasificar 750 películas. "50 ó 60 generan el 90% de las ganancias, el resto es basura", cuenta en entrevista.

Invitado al Festival Internacional de cine, el exsenador pasa sus últimas horas en la capital de Michoacán haciendo turismo. Quiere visitar el Templo de San Francisco, donde se encuentra la capilla más antigua de la ciudad. Los franciscanos la levantaron en 1536 y se cree que la obra dio pie a la construcción de Valladolid, hoy Morelia. “Este es un gran lugar lleno de vitalidad. Debemos de dejar de mostrar a México y América Latina como narcolandia. Es ofensivo y asusta muchísimo a la gente”, dice.

Dodd aprovechó una conferencia para hablar del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés). Hollywood ha respaldado fuertemente el polémico acuerdo comercial porque obligaría a los once países que lo negocian a homologar, entre otros muchos temas, las leyes de copyright y propiedad intelectual. “A lo largo de 36 años voté muchos acuerdos, algunos buenos y otros malos. Este es muy bueno porque elimina 18.000 impuestos a bienes y servicios”, afirma en entrevista con EL PAÍS.

La aprobación del TPP exigiría a los firmantes aumentar 20 años la vigencia del copyright hasta igualarlo con las regulaciones existentes en Estados Unidos. En la mayoría de las naciones, el periodo consta de 50 años a partir de la muerte de su creador. El tratado lo elevaría hasta los 70 años o hasta los 95 si es propiedad de una corporación. Los países que discuten el acuerdo son Australia, Brunéi, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam.

El Gobierno de Barack Obama ha tratado de subrayar la importancia de este acuerdo recordando a los cineastas que algunas de las joyas de la industria de 1966 como The Sound of Music o Doctor Zhivago quedarán sin protección el próximo año porque cumplen el plazo de 50 años.

El exsenador, que se pasea con una insignia del Aguila Azteca en la solapa, la mayor distinción que el Gobierno mexicano entrega a los extranjeros, también ha aprovechado para hablar de la piratería, que cuesta a México unos 2.300 millones de dólares anuales (43.000 millones de pesos), según cifras de la Unidad Especializada en Investigación de Derechos de Autor y Propiedad Intelectual.

Dodd subraya que México exporta 100.000 horas de televisión a más de un centenar de países en 30 lenguas. “Los países en desarrollo necesitan proteger sus creaciones o van a ser arrollados por corporaciones multinacionales que serán dueños de su información personal y sus datos. Es una especie de neo colonialismo porque quita a estas naciones la oportunidad de desarrollar sus economías y mejorar la vida de sus ciudadanos. El copyright es un elemento fundamental en esa ecuación”, asegura.

La MPAA ha respaldado la creación de sitios de streaming como una forma alternativa de combatir las descargas ilegales. Dodd asegura que a los piratas les toma aproximadamente seis segundos en volver a subir a la red los contenidos bajados de sitios ilegales tras una orden judicial. En el mundo existen 400 de esas plataformas, 14 de ellas en México.