Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El atrevimiento de Mariola Membrives

La artista reinterpreta el ‘Omega’ de Morente y Lagartija Nick en versión de jazz

La cantante y actriz Mariola Membrives.
La cantante y actriz Mariola Membrives.

“No sé si lanzarme a esto es fruto de la intuición, la reflexión o la locura”, admite Mariola Membrives, artista habitual de la escena musical de Barcelona que ha recreado en directo, y en clave de jazz, un disco tan revolucionario y genial como Omega, de Enrique Morente y Lagartija Nick. “El director de El Dorado [sociedad flamenca barcelonesa] me propuso hacer dos o tres temas de Omega para el homenaje Lo Morente.Comencé a trabajar en los arreglos y a estudiar cómo transformar las distorsiones, los coros y las palmas en un lenguaje que mostrara la misma libertad de ese disco pero con otros sonidos. Y entendí que era una obra que tenía que enfrentar al completo, que por respeto y coherencia no podía reducirla”. El reto era enorme, pero a Membrives (Córdoba, 1978) le sobra guapeza, esa cualidad de la persona que es valiente y está decidida a demostrarlo. “Me tranquilizaba el hecho de estar arropada por músicos impecables: Masa Kamaguchi al contrabajo, Pol Padrós a la trompeta, Pau Vallet a las guitarras y Marc Miralta a la batería. Al final, ese concierto fue casi una improvisación, pero tuvimos la suerte de dar con un público increíble que captó la intensidad y la emoción que teníamos y apreció lo que significaba arriesgarnos a hacer algo así. Después, Pere Pons nos invitó a actuar en el Jamboree en mayo”. Las críticas de aquella puesta de largo resaltaron el tino del salto mortal.

Lo mismo ocurrió en Málaga: lo que comenzó con recelos y dudas se fue transformando en admiración. “Me daba terror esa actuación en La Térmica porque estaba frente a algunos de los creadores de ese disco. Tenía un miedo atroz. Pero creo que la necesidad de vencerlo es lo que me obliga a expresarme”. Antonio Arias, líder de Lagartija Nick, en medio de un público convencido, aplaudió entusiasmado que Mariola Membrives demostrase “todo el atrevimiento del mundo”.

A esa osadía acompaña un recorrido que va de la danza a la investigación, de aprender arte dramático con Cristina Rota a ser profesora de cante flamenco en el Taller de Musics. “He estudiado con Mayte Martín, Cañizares y Arcángel, y he colaborado con Miguel Ángel Cortés, Pastora Galván, La Moneta, Chicuelo…”. Con maestros como los citados, Membrives no ha demostrado más urgencia que la de aprender y exigirse. “Hay algo que me lleva a seguir buscando alguna verdad, que sé que está en el directo, en la música, en la poesía… en lo efímero. Odio los vídeos, se pierde todo lo que realmente importa”.

En 2014, Membrives publicó un disco grabado exclusivamente con su voz y con el infinito contrabajo del japonés Masa Kamaguchi. Llorona (Whatabout Music) es una demostración de libertad y de excelencia, y hasta de excedencia en las modas. En él ataca y resuelve arriesgadísimos ejercicios de introspección y estilo en un repertorio que reúne temas de Spinetta, Lole y Manuel o Ruibal junto a clásicos populares y composiciones propias. “Para mí Llorona representa el desahogo de lanzarme sin red”.

"Creo que hay que honrar esa dignidad del que lucha siempre, aunque sepa que va a perder"

Su próximo proyecto es La reina Toro: “Es el enfrentamiento de una actriz, en un ataque de pánico, consigo misma, usando textos de Max Aub y aforismos y poemas de José Bergamín. Creo que hay que honrar esa dignidad del que lucha siempre, aunque sepa que va a perder. Reflejar la lucha del instinto contra la consciencia, o contra el tiempo”.

Mientras lo escribe, Mariola Membrives participa como solista flamenca en el nuevo espectáculo de La Fura dels Baus, Free Bach 212 (11 de noviembre en Santa Coloma y 3 de diciembre en Tenerife), y ya tiene ofertas para editar en disco su revisión de Omega y más fechas para presentarla en directo: el sábado que viene volverá al Jamboree.

Más información