Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

The Parrots: “Todos nuestros conciertos tienen que ser una orgía”

Los españoles prometen ser una atracción festivalera tras su éxito en el extranjero

The Parrots Ampliar foto
Integrantes del grupo The Parrots.

Estos muchachos tienen estrella. En los conciertos de The Parrots las normas no existen y solo existe una salida: pasarlo bien. El ambiente está cargado de sudor y cerveza. la gente por mantenerse en pie en un pogo digno del mismísimo Sid Vicious, camisetas empapadas en alcohol ajeno y están presentes otros grupos de su generación como Los Nastys o Hinds. La consigna está clara, cuando alguien cae todos corren a ayudar. Un arrebato irrefrenable de disfrute recorre el cuerpo. Algo especial se está cociendo en Madrid.

The Parrots están de gira presentando su primer álbum Los chicos sin miedo. Un trabajo irreverente y lleno de frescura, con un punto muy calculado de crudeza que flota en el ambiente con temas llamados a ser garantía de éxito como Let's do it again o No me gustas, te quiero. Sus nuevos temas ya son tan coreados como sus ya clásicos Dee Dee Dangerous o el irresistible I Did Something Wrong

"El origen de The Parrots es el pésimo sistema educativo de España", afirma Diego (voz principal y guitarra). "Somos los chicos pre-Bolonia. Nosotros no teníamos asistencias, solo un examen cuatrimestral. Y como nos gustaba la música, pensamos que había que hacer algo. Y así nació todo".

El trío lo completan Álex (bajo) y Dani (batería). Son los grandes representantes (junto a Hinds) de la nueva onda de garage español, pero no les gusta cargar con etiquetas: "Nosotros siempre nos definimos como una banda de rock 'n' roll con toques de garaje y surf", dice Álex. "Y con buen rollo, siempre", añade Dani. No en vano, Diego les autodefine como "la primera banda de rock en Tinder".

Tiene todo el sentido del mundo. Uno parece estar delante de tres chicos normales que aseguran no ligar más por tener una banda de música. La vida da síes y noes, y tuvieron que viajar para encontrar su match. Al igual que las mencionadas Hinds, han tenido que emigrar para darse a conocer. Reino Unido se ha convertido en la nueva meca, donde los sueños pueden hacerse realidad: "Allí hay una cultura por la música tremenda. Los chavales de 14 años pueden ir a tu concierto, pasárselo como un enano y luego comprarse la camiseta y el vinilo", explica Dani. "Lo que les faltaba era una perspectiva distinta. Nos dicen mucho que se nota que nos lo pasamos bien. Les aportamos algo de romanticismo que antes veíamos en los mods de Inglaterra", puntaliza Diego.

Han pasado de matarse por bolos en España a colgar carteles de sold out en Reino Unido, México, ciudades como Austin en Estados Unidos y un recorrido europeo que podría conformar un 'Interrail' al uso. Todos ellos ya son testigos de su sucio y magnético espectáculo. Tanta gira da para mucho. Desde momentos muy locos vividos en tierras mexicanas a públicos incontrolables: "En Burdeos nos escupían mucho, pero de buen rollo. Fue muy extraño", comenta Álex.

Sin embargo, no siempre llueve a gusto de todos: "Es cierto que ha habido algún comentario cuestionando el hecho de que cantemos en inglés. No se entiende siempre. Supongo que se debe a que no nos gustaba el rock que se ha hecho en castellano, y nos apetece hacer algo así", añade.

De sueños se vive y los de The Parrots pasan por lo exótico: "Queremos ir a Fuji Rock (en la pasada edición desfilaron bandas como Red Hot Chilli Peppers, Wilco, Beck o Sigur Rós). Nos gustaría que nos llevasen a Japón. Y ser teloneros de The Strokes, solo por hablar con ellos un rato", pide Diego. Álex apuesta más bien por cumplir sus sueños de infancia: "Seguir viajando y a poder ser que pongan nuestra canción en un FIFA (el videojuego). Molaría que fuese en alguna reedición del FIFA 98, con la cara de Morientes".

Más información