Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La china ‘I’m not Madame Bovary’, de Xiaogang Feng, gana la Concha de Oro

La estrella china Fan Bingbing gana la Concha de Plata a la mejor actriz

Isabel Peña y Rodrigo Sorogoyen, premio al mejor guion por 'Que Dios nos perdone'

El director Xiaogang Feng alza la Concha de Oro, acompañado de su equipo, y de la actriz Fan Bingbing, con la Concha de Plata.
El director Xiaogang Feng alza la Concha de Oro, acompañado de su equipo, y de la actriz Fan Bingbing, con la Concha de Plata.

El esfuerzo de Fan Bingbing ha encontrado su recompensa. La mayor estrella asiática decidió cambiar su carrera –aseguraba hace unos días en Donostia-, y lanzarse a sus 35 años, cumplidos al inicio del certamen, a un drama en el que demostrar su potencial interpretativo. Y para ello se ha coaligado con Xiaogang Feng, el considerado Spielberg chino, para levantar I’m not madame Bovary, un drama a ojos de los espectadores occidentales, una comedia negra según sus creadores, centrado en la lucha de una mujer porque la burocracia de su país le haga caso y anule su divorcio, realizado por meras cuestiones económicas. Su marido la engañó, la dejó tirada, no quiere pasar por adúltera (como recalca el título occidental). El jurado de la 64ª edición del festival de San Sebastián, presidido por el danés Bille August, ha otorgado a I’m not madame Bovary la Concha de Oro a la mejor película, y a Fan –que ya posee un extenso catálogo de premios- la Concha de Plata a la mejor actriz. Ambos consideran su filme una ilustración cómica del aparato burocrático del Partido Comunista Chino, a que escalafón a escalafón la protagonista va dejando en ridículo. “No tiene mayor lectura que el de una comedia negra que provoca en el público un montón de risas”, contaba durante la presentación del filme Xiaogang. Es la segunda Concha de Oro para China, tras Ciudad de vida y muerte en 2009.

Palmarés completo

Concha de Oro: I'm not Madame Bovary, de Xiaogang Feng (China).

Premio especial del Jurado: ex aequo para El gigante (Suecia) y El invierno (Argentina).

Concha de Plata a mejor dirección: Hong Sang-soo, por Yourself and yours (Corea).

Concha de Plata al mejor actor: Eduard Fernández por El hombre de las mil caras.

Concha de Plata a la mejor actriz: Fan Bingbing, por I'm not Madame Bovary (China).

Mejor guion: Isabel Peña y Rodrigo Sorogoyen, por Que Dios nos perdone.

Mejor fotografía: Ramiro Civita, por El invierno (Argentina).

Premio Horizontes Latinos: Rara (Chile), de Pepa San Martín.

Premio Nuev@s Director@s: Park, de Sofia Exarchou (Grecia).

Premio Tabakalera-Zabaltegi: Eat that Question: Frank Zappa in his own words, deThorsten Schüte (Francia, Alemania).

Premio de la Juventud: Bar Bahar, de Maysaloun Haoud (Israel).

Premio del Público: I, Daniel Blake, de Ken Loach (Reino Unido).

Premio La otra mirada: Bar Bahar, de Maysaloun Haoud (Israel).

Premio FIPRESCI: Lady Macbeth, de William Oldroyd (Reino Unido).

Y es un galardón que aprueba el riesgo formal de I'm not a madame Bovary, que enmarca las secuencias en el pueblo de la protagonista en un círculo, y los momentos en Pekín en rectángulos. Fan habló con la Concha en la mano de "un sueño hecho realidad". "En mi cumpleaños pedí un deseo y lo he obtenido". Xiaogang fue el primer director que tuvo, con el que obtuvo su primer premio y por el que ha abandonado maquillaje y estilismos estrafalarios en la pantalla. El aludido, tras recibir la Concha de Oro, explicó: "He dejado de lado todas mis costumbres y experiencias para dirigir como si empezara de cero, como un debutante. He tenido opiniones en contra de este proyecto, pero seguí con él de forma terca. No sé si hice bien, aunque el festival de San Sebastián me ha dado la respuesta".

Otro premio irrefutable es la Concha de Plata al mejor actor para el barcelonés Eduard Fernández, un Francisco Paesa preciso, prestidigitador y tramposo, un director de un circo de tres pistas en El hombre de las mil caras. Tan jueguetón que Paesa, el de verdad, apareció en París a tiempo para turbar el día a día del certamen. La complejidad narrativa, las subtramas que emergen en la relación entre Paesa y Luis Roldán, esos 304 días en que estuvo desaparecido el ex director de Guardia Civil escondido por el espía en París, se reflejan en los gestos del actor marcados por la dirección de Alberto Rodríguez. "No se ha vuelto tonto, te llevaré siempre en mi corazón, es un ser genial y humilde", dijo en el escenario. En su discurso acabó hablando del auténtico Paesa: "Por si me está viendo, gracias don Paco".

Algunas resoluciones del jurado suenan a pacto entre dos bandos enfrentados. El Premio del Jurado, ex aequo, para la sueca El gigante, de Johannes Nyholm, y la argentina El invierno, de Emiliano Torres, dos películas pequeñas, que encaran historias mínimas de forma completamente opuesta, sirve de escaso consuelo a sus creadores. Al menos a El invierno también ha visto galardonada su fotografía, obra de Ramiro Civita, que usa paisajes enormes para recalcar la soledad física y moral de los dos capataces de un rancho perdido en la Patagonia.

Un habitual del palmarés de varios festivales, el coreano Hong Sang-soo, que con su anterior trabajo, Ahora sí, antes, no, se llevó el Leopardo de Oro de Locarno, ha recibido la Concha de Plata a la mejor dirección con Yourself and yours, en la que de nuevo indaga en las dobles vidas, en la mentira y la realidad de las relaciones sentimentales, en el influjo del alcohol en la vida diaria, y en el poder hipnótico de los bares. Esta tragicomedia romántica le acercará a más público: además de contar con distribución en España parece un trabajo pensado para llegar a la gran audiencia, con notas de Woody Allen y del cine indie neoyorquino... en Seúl.

Finalmente, en el palmarés de una Sección Oficial de calidad mediana y de longitud elefansiática, se ha reconocido el guion de Isabel Peña y Rodrigo Sorogoyen para Que Dios nos perdone, escrito en plena ebullición del verano madrileño de 2011, rebosante de crisis económica, altas temperaturas y asistentes a la Jornada Mundial de la Juventud con la presencia del papa Benedicto XVI. Un brutal envoltorio para un thriller en el que dos policías hasta el cuello de problemas persiguen a un asesino de ancianas al estilo Seven.

Entre los otros premios destaca Bar Bahar, de la directora Maysaloun Hamoud, una historia de tres chicas palestinas que no logran encajar en Israel, y que se llevó los premios de la Juventud, La otra mirada y Sebastiane. Su realizadora aprovechó el escenario para llamar la atención sobre la situación actual en la zona, "en la que cada vez hay menos libertad". I, Daniel Blake, de Ken Loach, ganador del último Cannes, se llevó el premio del Público. El galardón lo entregó Richard Gere en un estupendo español que, sin embargo, arrancó con un "Buona sera". El Tabakalera-Zabaltegi, galardón de nueva creación, fue para un género en alza, un documental de rock o, mejor, sobre una figura de rock, en este caso, Frank Zappa, en Eat that Question: Frank Zappa in his own words, de Thorsten Schütte. El premio Horizontes Latinos recayó en Rara, de la chilena Pepa San Martín, una primera película que ya llamó la atención en la pasada Berlinale. Y el de la sección Nuev@s Director@s lo obtuvo la griega Park, de Sofia Exarchou.

Más información