El testamento poético de Bigas Luna

El certamen presenta un documental sobre el director catalán, fallecido en 2013, a partir de los vídeos que grabó

Desde la izquierda, Jordi Mollá, Aitana Sánchez Gijón, Celia Orós, Leonor Watling y Javier Bardem, en San Sebastián.ANDER GILLENEAundefined
Más información

Es el más bello testamento poético a Bigas Luna y de Bigas Luna para el espectador. Es la más emotiva de las despedidas que se le puede tributar a un amigo. El universo vital y artístico del cineasta, fallecido un sábado de abril de 2013, su amor por el erotismo, la comida y la espiritualidad, el sexo, las mujeres, la tierra, el huerto, su mujer Celia o su perro Pirata.... Todo está condensado en Bigas X Bigas, un documental que se ha presentado en San Sebastián, en una proyección especial de la sección oficial, y en el que se descubre al amigo, al director de cine, al pintor, al hortelano, al amasador de pan y al recolector de lechugas.

Todo lo grabó Bigas Luna. En la intimidad y fuera de ella, su cámara no paraba de funcionar. Un videodiario con más de 600 horas rodadas es el germen de Bigas X Bigas, la película verista con la que siempre soñó este artista surrealista y que ahora su familia y amigos estrenan como un gran acto de amor. Javier Bardem, Aitana Sánchez Gijón, Leonor Watling, Jordi Mollá y la viuda del realizador, Celia Orós, son algunos de los que han viajado a San Sebastián, entusiasmados por presentar este retrato inédito de un artista completo y vital.

Todos se sienten en deuda con el director de títulos como La camarera del Titanic, Jamón, jamón, Son de mar o Huevos de oro. “A Bigas Luna le debo todo, una carrera y una mujer, Penélope. Éramos muy jóvenes haciendo Jamón, jamón, una película muy delicada, que podía haber sido traumática, con un frío terrible, en pelotas en los Monegros. Y Bigas lo hizo fácil”, reconoció Bardem, uno de los productores del documental. “Por eso seguimos aquí porque nos hizo amar lo que hacíamos. No hay persona que haya trabajado con Bigas que no lo quiera, que no lo adore, que no haya sido tocado por su presencia”. añadió. “Mi Bigas es un hombre simple y cariñoso que hizo de la vida una experiencia terrenal. No sabía de la existencia de las cintas y me quedé fascinado con el material. Este trabajo es el mayor acto de amor que podíamos hacerle”, apostilló Bardem.

A su lado, Jordi Mollá elogiaba la confianza extrema que tenían en él. “Hemos hecho escenas en sus películas que nos habríamos negado a hacer con otros directores. Aprendimos a no tener miedo al sexo en el cine, en medio de tanta violencia”, aseguró Bardem.

Aitana Sánchez Gijón, que trabajó con él en La camarera del Titanic, aporta al documental una de las escenas más íntimas y bellas: desnuda, da de mamar a su bebé de pocos meses un verano en casa de Bigas. “Esas 600 horas que grabó están llenas de momentos compartidos con amigos, nos da a conocer de manera muy generosa sus procesos de creación y su universo. Este documental es como el epílogo, algo que yo personalmente necesitaba para decirle adiós”, dice la actriz.

Leonor Watling se puso a sus órdenes en Son de mar. A su entender, el videodiario, que ha sido montada por Santiago Garrido, es “la celebración de todo lo que era Bigas, un ecosistema en sí mismo, un artista visual y surrealista. Es la oportunidad de acercarse a él, oyendo su voz, sus risas. Es la felicidad completa”.

Celia Orós no piensa plantar una palmera en su casa, como hizo Bigas para recordar a sus padres: “Él quería ser algarrobo y ya lo tiene plantado en su tierra”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción