Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÓNICA

Lea Vicens pone el toreo, y Hermoso y Andy Cartagena triunfan en Bilbao

Curro Díaz sustituirá al herido Manuel Escribano el día 25 ante los toros de Victorino Martín

Pablo Hermoso de Mendoza y Andy Cartagena (izquierda) salen por la puerta grande de la plaza de Vista Alegre, en Bilbao.
Pablo Hermoso de Mendoza y Andy Cartagena (izquierda) salen por la puerta grande de la plaza de Vista Alegre, en Bilbao. EFE

Sánchez / Hermoso, Cartagena, Vicens

Toros despuntados para rejoneo de Herederos de Ángel Sánchez y Sánchez —el primero fue devuelto al romperse un cuerno en el primer remate a un burladero—; de buena condición tercero y quinto, y el resto manseó y llegó parado a las faenas.

Hermoso de Mendoza: rejón trasero contrario en los bajos (silencio); rejonazo (dos orejas).

Andy Cartagena: rejón trasero (oreja); rejón (dos orejas con petición de rabo).

Lea Vicens: dos pinchazos, rejón y descabello (vuelta); rejón (oreja).

Plaza de Bilbao. 20 de agosto. Primera de las Corridas Generales. Media plaza.

Comenzó la feria de Bilbao, ayer sábado, con una tarde marcada por el éxito de dos rejoneadores que abandonaron el coso en hombros; Hermoso de Mendoza tras cortar dos orejas, y Andy Cartagena, tres. Los aficionados locales acudieron a la hemeroteca para recordar que han pasado más de dos décadas desde que dos actuantes no compartían tamaño triunfo en esta plaza (Manzanares y Espartaco en 1993).

La gesta de orejas se firmó ¿cómo no? en la tarde del rejoneo, en la que los palcos carecen de rigor alguno y el público acude a la plaza con mucho desconocimiento de la fiesta. Y cuando se juntan las dos cosas, ocurre lo de la apertura del ciclo bilbaíno, como hace dos semanas ya pasara en Vitoria. Lo mejor de la tarde lo puso en escena Lea Vicens en el tercero, sobre todo montando a Bético. Temple, emoción, ajuste y acierto clavando. Bajó un poco la faena con Bazuka y volvió a subir su labor en los instantes finales a pesar de marrar con una rosa, aquellos legendarios adornos de su mentor Ángel Peralta. El fallo con los aceros le privó de premio y se quedó con una merecida vuelta al ruedo.

Con el sexto, un toro complicado, volvió a clavar bien y tuvo momentos muy ajustados que llegaron a los tendidos. Pronto se paró el morlaco y Vicens dejó muestras de su buena clase. Tardó en caer el animal tras un buen rejón y la oreja respondió al sentimiento de triunfalismo que se vivió en la plaza

La corrida tuvo poco más que destacar y eso que se repartieron cinco orejas más. En una tarde habitual de Bilbao no habrían pasado de dos. Cabe esperar que con el inicio de las tardes de a pie el rigor vuelva a su ser.

Hermoso falló clavando en el primero, un sobrero que manseó desde los primeros instantes y que salió debido a que el que abrió la tarde se rompió un cuerno al estrellarse en un burladero. Muy defectuoso fue el rejón de muerte de efecto fulminante en el lomo del animal y su labor acabó silenciada. Tampoco tuvo facilidades el navarro en el cuarto, un ejemplar incierto al que toreó con mérito y en distancias muy cercanas, pero se le apagó pronto el animal y la parte final de la faena discurrió a toro parado donde destacó un buen par a dos manos. Certero en la suerte suprema, recibió las dos orejas en una decisión típica de las tardes de toreo a caballo, donde los palcos bajan su listón de forma exagerada y acaban por echar por tierra la dignidad que en su día le dio Hermoso de Mendoza a este espectáculo. Hoy en día los aficionados a los toros huyen de la tarde del rejoneo y los tendidos se pueblan de un público peculiar, que nada tiene que ver con el habitual de Vista Alegre.

Algo tendrá que cambiar porque ver siempre al rejoneador navarro con las mismas ganaderías, ante reses paradas a mitad de faena se ha convertido en una repetición a la que le falta la frescura que él mismo aportó al rejoneo.

El otro triunfador fue Andy Cartagena, cuyo espectáculo se centra mucho más en los alardes y bailes lejos del toro que cuando clava o llega a las cercanías del animal. Dos faenas huecas pero llamativas, celebradas por los tendidos y premiadas de manera exagerada.

Al entramado taurino le bastará con aquello de que el público salió contento y que fue una tarde divertida, pero esos espectadores deben saber que la fiesta tiene otra verdad que la ha hecho perdurar a lo largo de los años. Cuando el sucedáneo triunfa, existe el peligro de que un día lo verdadero quede en el olvido.

Curro Díaz, sustituto de Escribano

El diestro Curro Díaz será el sustituto del aún convaleciente Manuel Escribano en la corrida del próximo día 25 en la feria de Bilbao, en la que se lidiarán toros de la famosa divisa de Victorino Martín. Para este festejo estaba anunciado un mano a mano entre el murciano Paco Ureña y el sevillano Manuel Escribano, quien finalmente no podrá comparecer en Bilbao al no estar totalmente recuperado de la gravísima cornada sufrida el pasado junio en la feria de Alicante.

Será pues el torero de Linares quien ocupe su lugar en ese mano a mano, solo un par de semanas después de haber indultado a un astado de esta misma divisa en la plaza de toros de Calasparra (Murcia).