Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Víctor Mora, un gran creador de nuestra cultura

Protagonizó la edad dorada de los cómics en España, cuando se vendían cientos de miles de ejemplares

Víctor Mora, con un libro de El Capitán Trueno en 2006.
Víctor Mora, con un libro de El Capitán Trueno en 2006. EFE

Siempre tenemos miedo de conocer en persona a tus héroes de la infancia. Una parte de nosotros tememos que esas personas, que nos parecen casi mitológicas y que nos marcaron un camino a seguir, no estén a la altura de su obra.

A diferencia de mis amigos del barrio, de crío no me gustaba el fútbol, se me daban fatal los deportes. Mis ídolos de la infancia no eran Arconada, Kempes, Cruyff… ni coleccionaba cromos de futbolistas. Lo mío era quedarme en casa y dibujar, contar historias por medio de dibujos. Mis verdaderos héroes eran los creadores de los tebeos que yo leía con pasión y guardaba como el mayor de los tesoros. Mis tebeos favoritos eran los de la editorial Bruguera: Zipi y Zape, Mortadelo, Anacleto, La familia Churumbel, Sir Tim O’theo, El Capitán Trueno…

Pero no tenía ni idea de qué cara tenían sus autores, cómo trabajaban… Los autores de cómic eran unos obreros anónimos de las viñetas, nada que ver con la sobreinformación que generaban los futbolistas en los medios. En aquella época, no conocía a nadie que pudiera decirme ni una palabra sobre cómo eran mis ídolos de los tebeos.

Conocí a Víctor Mora en septiembre de 2009, en su casa de Premià de Dalt. Me estaba documentando para hacer El invierno del dibujante, una historia sobre los dibujantes de la editorial Bruguera en la Barcelona de mediados de los cincuenta. El proyecto era la excusa perfecta para poner luz al fin sobre la, para mí, misteriosa vida de mis queridos autores de los tebeos de mi infancia.

Acudí a la cita con Víctor Mora asustado y nervioso por conocer al fin al creador del Capitán Trueno, del Jabato, del Corsario de Hierro... En la España de los cincuenta, donde la televisión aún no era una competencia para la cultura popular, los tebeos vendían cientos de miles de ejemplares, y personajes como El Capitán Trueno eran conocidos por todos. Posiblemente esa época fue la edad dorada de los cómics en España: un cómic autóctono que conectaba con el gran público. Semana tras semana los lectores seguían con interés las aventuras de aquellos personajes y se enamoraban de las bellas heroínas que aparecían en cada una de las entregas.

Recuerdo aquel encuentro con Víctor y su pareja Armonía, como un día increíble. Hablamos sin cesar de mil cosas; de cine negro, de sus novelas favoritas, de sus influencias, de Spirit… de su vida, de su encarcelación durante el franquismo, de cómo logró irse a Francia… Le pregunté sobre cómo era la vida de aquellos autores de Bruguera, unos autores que trabajaban a destajo y cuyos contratos con la editorial les despojaban de la propiedad de sus obras y de sus personajes.

Al acabar la cita, ya entrada la tarde, Víctor me regaló un ejemplar dedicado de su novela El tranvía azul. No pude esperar y lo leí en el tren de regreso a casa. Es una historia de ficción, pero claramente autobiográfica. Me sirvió para comprender mejor a la persona que estaba tras uno de mis personajes favoritos de la infancia.

Si aquel día hubiera podido hacer un viaje temporal, sin duda, antes de la cita, habría ido al pasado a por mi yo de la infancia para disfrutar de aquella conversación con Víctor Mora, uno de los grandes creadores que ha dado nuestra cultura, y cuya persona estaba a la altura de su obra.

Más información