Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Locarno premia dos películas que relatan la crudeza de la vida

'Godless', de la realizadora búlgara Ralitza Petrova, se lleva el Leopardo de Oro, mientras que la rumana 'Inimi Cicatrizate', de Radu Jude, gana el Premio del Jurado

La realizadora búlgara Ralitza Petrova, ganadora del Leopardo de Oro.
La realizadora búlgara Ralitza Petrova, ganadora del Leopardo de Oro. AP

A pesar de que las quinielas de los críticos y especialistas apuntaban en otras direcciones, el balance final de la 69ª edición del Festival de Locarno se salda con un triunfo del nuevo cine de Europa del Este. En esta ocasión, el jurado internacional presidido por el mexicano Arturo Ripstein, ha otorgado el máximo galardón del certamen a Godless, de la realizadora búlgara Ralitza Petrova.

La película ganadora del codiciado Leopardo de Oro aborda la cotidianidad de una enfermera que trabaja en un asilo para ancianos con demencia senil, a los que despoja de sus carnés de identidad para traficar con ellos en el mercado negro y alimentar su adicción a la morfina. Este oscuro panorama comenzará a cambiar tras oír cantar a Yana, un nuevo paciente con el que llega a encariñarse.

La otra gran vencedora del certamen es Inimi Cicatrizate del cineasta rumano Radu Jude, que ha logrado el Gran Premio del Jurado. El largometraje explora un balneario a orillas del Mar Negro para enfermos de tuberculosis. Ambientada en 1937, la película está basada en la novela autobiográfica homónima del escritor rumano Max Blecher, muerto de tuberculosis a los 29 años. Inimi Cicatrizate ha sido considerada como una “obra humanista de bellas imágenes que presenta a través de los cuerpos enfermos una metáfora de la podredumbre ideológica que dominaría Europa en los años 40”.

El galardón al Mejor Director fue para el portugués João Pedro Rodrigues por O Ornitólogo, mientras que el de Mejor Actriz lo logró la protagonista de Godless, Irena Ivanova. Siguiendo con la buena racha de Europa del Este, el premio al Mejor Actor fue para el polaco Andréi Seweryn, protagonista de Ostatnia Rodzina.

Mister Universo, de Tizza Covi, obtuvo una mención especial, y el Leopardo al Cineasta del Presente fue para El Auge del Humano, del director argentino Eduardo Williams.

Ken Loach, galardonado con el Premio del Público. ampliar foto
Ken Loach, galardonado con el Premio del Público. Getty

Estrellas en la Piazza Grande

Por otra parte, el prestigioso Premio del Público UBS (posiblemente el único del festival que selecciona películas con reales posibilidades de vida comercial) fue para I, Daniel Blake, de Ken Loach, que consiguió la Palma de Oro en la pasada edición de Cannes. Este premio recayó en ediciones anteriores en películas como La vida de los otros, de Florian Henckel von Donnersmarck o Smoke, de Wayne Wang. Finalmente, el premio Variety Piazza Grande (otro galardón a películas con posible vida en salas) fue a la producción franco - suiza Moka. Protagonizada por Emmanuelle Devos y Nathalie Baye, narra el drama de una madre que busca a la persona que mató a su hijo en un accidente de coche.

En el apartado glamour, esta 69ª edición del Festival de Locarno ha contado con la presencia de Harvey Keitel, gran homenajeado con un premio a su carrera. También han pasado por la Piazza Grande Bill Pullman, Abel Ferrara, Isabelle Huppert, Bruno Ganz, Jane Birkin, Alejandro Jodorowsky, Valeria Bruni-Tedeschi presentando su primer largometraje documental, el cineasta franco argentino Gaspar Noé, o Roger Corman, entre muchos otros.

Fuera de la competición, una película que ha causado verdadera sensación en Locarno ha sido Vor den Morgenröte, traducida como Stefan Zweig, adiós a Europa, de la cineasta alemana Maria Schrader. Este biopic viaja por los años de exilio del escritor austriaco a lo largo de una serie de momentos clave de su vida en Argentina o Brasil. Los especialistas suizos consideraron esta película como una “absoluta obra maestra de la biografía, que pone a su autora al nivel de Scorsese, Sokúrov, Eastwood o Amos Guitai”.