Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tenochtitlán (literalmente) a sus pies

Un museo de la capital mexicana expone la gran maqueta la Ciudad de México y recorre su historia

La maqueta de la Ciudad de México.
La maqueta de la Ciudad de México.

La Ciudad de México sigue siendo un gigante hasta en miniatura. La mancha urbana que se extiende más allá del horizonte cuando uno aterriza en la capital puede observarse ahora de cerca en un museo. Una maqueta de 234 metros cuadrados ofrece un recorrido histórico que transporta a los visitantes desde la antigua Tenochtitlán hasta la megalópolis de nuestros días. Una ciudad que se pone por primera vez y literalmente a los pies de sus habitantes.

La capital mexicana nació en "el lugar más difícil", cuentan los organizadores de la exposición: sobre un lago. Encima de la miniatura se proyecta un espectáculo de luces y vídeo que va mostrando el origen de la ciudad y cómo esta se transformó radicalmente a partir de los años setenta. Uno puede observar desde un plano cenital cómo el lago de Texcoco cubría en su época prehispánica la mayor parte del valle y sólo algunos canales comunicaban los pedazos de tierra. "La mayoría de los que nos visitan sabían que la ciudad se construyó sobre el agua, pero nunca lo habían visto de manera tan clara ni conocían sus límites", cuenta René Bolado, director general de Estrategia y Funcionalidad Urbana de la Agencia de Gestión Urbana, encargado del proyecto.

La proyección de la antigua Tenochtitlan sobre la maqueta actual. ampliar foto
La proyección de la antigua Tenochtitlan sobre la maqueta actual.

Si su origen no fue sencillo, tampoco lo es su vida hoy en día. Los casi 20 millones de personas que circulan diariamente por la capital, los miles de vehículos que atascan las vías principales en las horas punta y las continuas crisis ambientales han llevado a las autoridades a debatir sobre unas "necesarias" reformas integrales. "Uno de los objetivos de esta maqueta es que se convierta en un laboratorio para el Gobierno de la capital, los funcionarios pueden trabajar sobre ella para llevar a cabo las políticas que requiere", explica Bolado. 

Además de la historia, la maqueta, que ha costado más de 70 millones de pesos (unos 4 millones de dólares), expone algunos de los retos de la capital. Sólo con un golpe de luz se pueden observar los enormes contrastes socioeconómicos que alberga una de las ciudades más grandes del mundo. El sur aparece sumido en la oscuridad. A primera vista se pueden identificar también los barrios más pobres: aquellos más densificados, con calles desordenadas y estrechas, sin espacios verdes ni acceso al transporte público masivo (metro o metrobús). "No hace falta recorrer todos los rincones de la ciudad, sólo tenemos que detenernos un minuto y ver que ahí pasa algo", apunta el director.

El museo Futura CDMX tiene el objetivo de "hacer una cirugía" a la ciudad y extraer toda la información disponible. Así, en una parte interactiva, se puede consultar desde los mapas históricos hasta una comparación de la renta per cápita con otras capitales del mundo. Cerca del final de la exposición, unas pantallas exhiben los rostros de algunos de sus visitantes con sus testimonios sobre la ciudad: desde un policía uniformado hasta una joven que recomienda los mejores bares de copas. 

Al final de la muestra, obsequian al visitante con un frijol. Para conseguirlo, deben apostar por uno de los "deseos para la ciudad": más libre, conectada o activa. "Queremos crear una comunidad, que pese a las grandes diferencias de la capital, todos nos sintamos unidos por ella", resume Bolado.

Más información