Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANALES CERVANTINOS

Visto y oído

El logro mayor entre las versiones nacidas para las ondas es 'El Quijote del siglo XXI', ficción de Radio Nacional de España

Desde su fundación en 2015, esta casa tiene por norma no dar noticia de las novedades del doble centenario cervantino, pero sí aprovecharlas a veces para deslizar algún comentario o algún dato que tangencialmente pueda aprovecharse para leer y entender mejor el Quijote y al padre que lo parió. Quiero hoy llamar la atención sobre algunas realizaciones que lo consiguen a través de la vista o el oído.

Sofía Gandarias, la excelente, gentilísima pintora vasca, vivió apenas para saber inaugurada en Sevilla, en abril del año pasado, la serie de 28 lienzos inspirados en el Coloquio de los perros. No son tanto ilustraciones cuanto exploraciones en la más singular de las Novelas ejemplares, en un mundo entre la realidad y el ensueño, con su fauna canina, humana y diabólica plasmada con perfiles borrosos y rasgos en fuga, un poco al modo de las pinturas negras de Goya. Después de Sevilla, han podido verse en Alcalá de Henares, Verona y el Instituto de México madrileño, y aún les queda recorrido nacional e internacional. Pero quienes se los hayan perdido podrán lamentarlo y consolarse en parte con el volumen de RBA que pronto los reproducirá junto al texto de Cervantes.

Viceversa, del volumen al lienzo. Matías Quetglas publicó en 2005, cuando el centenario de la Primera, una fastuosa carpeta con diez serigrafías sobre el Quijote (Franco Maria Ricci). Ahora, hasta el 30 de julio, exhibe en la galería Ansorena de Madrid los originales y trabajos complementarios de aquellas, en diversas técnicas y diversos tamaños. El pintor menorquín no es solo ya un clásico, en el sentido de un artista consagrado vivo, sino que cada vez es más notoria su voluntad de clasicismo. En especial, la reciedumbre de las figuras, la rotundidad de las formas, la escrupulosa definición de gestos y actitudes, transportan a los personajes a un Olimpo, más allá del tiempo, donde conviven con las criaturas de Homero.

La televisión ha menudeado las ficciones, los reportajes y los documentales en torno al Quijote y su autor, al arrimo del viejo lema de deleitar instruyendo. Particularmente digno me ha parecido Buscando a Cervantes (Francisco Escribano, La Sexta), con su entretenido hilo argumental, oportunas notas a pie de pantalla o la intervención de expertos (como Jordi Gracia y Javier Cercas) más actuantes que el propio Alberto San Juan que encarna al novelista. Acierto pleno y en verdad apetitoso es La cocina en el Quijote (Joan Sellas Montserrat, TVE), que repasa todas las alusiones gastronómicas del libro y las explica con buen tino, confrontando usos y documentos antiguos y modernos.

Pero quizá el logro mayor entre las versiones nacidas para las ondas sea El Quijote del siglo XXI, "ficción sonora" producida y emitida en diez capítulos por Radio Nacional de España (director, Benigno Moreno) y ahora accesible en DVD-ROM. Se trata menos de una adaptación que de una selección de los principales fragmentos de la obra con estricta fidelidad al lenguaje de Cervantes. La dicción es, como cabía esperar, de actores de la categoría de José Luis Gómez (narrador), José M. Pou (don Quijote), Javier Cámara (Sancho) o Concha Velasco (Duquesa). Pero la gran virtud del conjunto consiste en ser a la vez creación contemporánea y recreación arqueológica. Porque al principio y durante siglos el Quijote se difundió sobre todo de viva voz, para grupitos de oyentes reunidos en torno a un lector que cuando era bueno tendía a representarlo con gestos y acentos variados. Dicho más que escrito por Cervantes; oído más que leído antaño, el DVD-ROM de Radio Nacional devuelve el Quijote al ámbito de la oralidad que le es tan propio.