Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

Peridis: “Tenemos la historia delante de nuestras narices, pero no la vemos”

El viñetista vuelve a la novela histórica para contar el fundamental reino de Alfonso VIII de Castilla

Cuarenta años lleva el dibujante José María Pérez, Peridis, contando en su tira diaria en EL PAÍS la lucha por el poder en España. Otras cuatro décadas de la historia de Hispania ha recorrido en su segunda novela histórica, La maldición de la reina Leonor (Espasa), en la que atraviesa la Castilla del rey Alfonso VIII desde el último tercio del siglo XII hasta comienzos del XIII, para desgranar intrigas, adulterios, muertes, batallas, alianzas diplomáticas urdidas en la cama y la belleza del Románico. Peridis (Cabezón de Liébana, Cantabria, 1941) ha dado el protagonismo a la esposa del monarca, la inglesa Leonor de Plantagenet. "Es una mujer desconocida en nuestra historia, su venida fue una operación política de alto calado de Castilla para abrirse a Europa, porque no tenía fronteras con el continente por Navarra y Aragón. Es una boda que rompe la tradición conflictiva de los reyes de casar a sus herederos con sus primas".

El viñetista y escritor José María Pérez, 'Peridis'.
El viñetista y escritor José María Pérez, 'Peridis'.

Ese matrimonio echa por tierra “la idea de que España estaba aislada en la Edad Media”, subraya el dibujante. “Castilla era un reino apetecible para los monarcas extranjeros, por Toledo, el Jerusalén español, y porque era el único reino europeo que podía crecer, a costa de los infieles. Los demás lo tenían que hacer unos a costa de otros”. Peridis continúa en La maldición de la reina Leonor el relato que inició en Esperando al rey, por la que obtuvo el premio de Novela Histórica Alfonso X el Sabio en 2014. Con Leonor (1160-1214), que llega a Castilla con solo 10 años para casarse con el rey Alfonso (1155-12159), describe el papel fundamental que desempeñaban aquellas reinas: "Tenían que parir a un heredero como fuera, educar a los hijos, casar a sus hijas con enemigos y aconsejar al marido con calma, porque los conflictos entre reinos eran familiares, y eso provocaba que se enconasen. Las mujeres de la nobleza eran moneda de cambio, imagínate lo que pasaría a nivel popular…".

En aquellas luchas medievales entre los reinos peninsulares está el germen de las guerras civiles que sucedieron en la historia de España, confirma Peridis. “Hoy estamos casi donde estábamos, con otras divisiones fronterizas. Eran zonas que se habían repartido por herencias y testamentos, y tenían personalidad y lengua propias". No había siete reinos en lucha, como en la sangrienta Juego de tronos, pero había cinco… y al sur, al-Ándalus. "Castilla, Portugal, León, Navarra con sus fueros, y Aragón, que ya tenía el problema de Cataluña… esta división puso en peligro España y a la cristiandad por el poder del imperio musulmán, que empujaba desde el norte de África. "Los musulmanes estaban en guerra perpetua, pero hacían treguas. Sacudían a un reino y firmaban treguas con los otros para controlarlos".

La reconquista del territorio peninsular propició un fenómeno que hoy persiste, el municipalismo. “Los reyes tenían que dar privilegios a los repobladores, y eso permitió a las villas liberarse de la bota del señor feudal. Los pueblos, a cambio de pagar tributos, pedían al rey su justicia, no la de los obispos y nobles. De ahí que haya tantos municipios en España”.

El Románico pleno

No todo son espadas y conspiraciones palaciegas en las 544 páginas de la novela. “Es también la edad del Románico pleno, y he querido dar a conocer la vida que había a su alrededor", dice el Peridis arquitecto. "La ciudad cobra gran importancia y se culmina la repoblación de la Meseta norte, el territorio que, curiosamente, se ha despoblado en el siglo XXI". Presidente de la Fundación Santa María la Real, dedicada al desarrollo de zonas, sobre todo  rurales, a partir de su patrimonio cultural y natural, Peridis añade que su novela "es un intento por conocer una parte de nuestra historia a través de los personajes que la hicieron y que levantaron las iglesias de nuestros pueblos, hoy cerradas". En esa tarea descolló la culta reina Leonor, "que puso el énfasis en el comienzo de la catedral de Cuenca e hizo el monasterio de las Huelgas, en Burgos". En el reinado de Alfonso VIII se cimentó la Escuela de traductores de Toledo y las primeras universidades.

Sin embargo, el título de la novela no parece presagiar nada bueno para la inglesa. “En su familia se decía que había una maldición por un antepasado feroz. Lo cierto es que murieron sus hermanos, llamados a reinar en Inglaterra, como Ricardo Corazón de León. Y luego perdió a varios hijos, entre ellos, al primogénito. Todo se atribuía a los pecados y al castigo divino".

El relato de Peridis acaba con la histórica batalla de las Navas de Tolosa (1212), que aniquiló el imperio almohade. "Fue decisiva para el futuro de Europa. Tres reyes españoles, los de Castilla, Aragón y Navarra, se unen, aunque sea por interés familiar; con ellos, 10 obispos y gran parte de los nobles. Perder habría supuesto dejarles un paseo a los musulmanes hasta el norte".

¿Tienen algo que aprender los dirigentes políticos de hoy de aquellos reyes guerreros? "Que hay  que hacer alianzas siempre. Hay similitudes: el PP es Castilla, luego están los nacionalistas en Cataluña y Navarra, el PSOE es al-Ándalus, donde tiene su voto, y Podemos son los cruzados que vinieron a la Reconquista y querían llevarse todo por delante", bromea el autor, quien concluye como moraleja para no repetir los errores: "Tenemos la historia delante de nuestras narices, pero no la vemos".

Más información