_
_
_
_

Teresa Lanceta teje un arte universal de raíz marroquí

La exposición ‘Adiós al rombo’ de la creadora catalana reivindica en Madrid el talento de las mujeres anónimas del Atlas

Ferran Bono
Exposición 'Adiós al rombo', de la artista Teresa Lanceta.
Exposición 'Adiós al rombo', de la artista Teresa Lanceta.Jaime Villanueva
Más información
Al hilo del dibujo
Una década con La Casa Encendida
Cómo entender lo que no existe

Rodeada de artistas abstractos o conceptuales, Teresa Lanceta (Barcelona, 1951) decidió que quería tejer. Corrían los años 70 y desde entonces no ha dejado de hacerlo. Solo que ahora la antigua incomprensión por su labor ha dado paso a una aceptación, si no generalizada si extendida, del trabajo artesanal como una expresión más del arte actual y por tanto, como objeto de museos referenciales.

“Siempre he creído que el arte es universal, puede abarcar todo. El artista puede ser un asesino y un gran aritista como Caravaggio o puede tener deficiencias físicas y ser muy creativa como Judith Scott. Y como estamos en la contemporaneidad, pues lo que yo hago también lo es”, comenta Teresa Lanceta, entre estupendos tapices, alfombras, cojines, handiras (capas o mantas de boda marroquíes), pinturas, dibujos y vídeos, que forman parte de la exposición Adiós al rombo, que se exhibe hasta el 10 de septiembre en la Casa Encendida de Madrid.

“Mi proyecto que podría decir casi de vida arranca en 1985 cuando descubro que hay mujeres en el mundo tejiendo al mismo tiempo que yo. No encontraba compañeros de viaje en el arte y la artesanía. Viajé a Marruecos y descubrí unas compañeras que tejen de manera muy creativa, con una tradición viva, de manera anónima. Me impactó mucho y empecé a interesarme por su trabajo. Aquí, en el mundo del arte, no estaba reconocido y sí un tanto menospreciado”, explica la artista, cuya consagración en el mundo dentro del circuito del arte contemporáneo le llegó con la exposición en 2000 en el Museo Nacional Reina Sofía.

En la muestra, que después recalará en el Azkuna Centroa, se ha inspirado en los trabajos de las comunidades tejedoras del Medio Atlas, cerca de Fez, dejando visible también los originales para sumar su arte a una tradición, transmitida de generación en generación, marcada por normas, temas y hábitos ancestrales cuyo dominio permite a las creadoras una gran libertad expresiva. “No siento que esté haciendo un trabajo sobre Marruecos. No es el trabajo de un país, sino el de unas mujeres anónimas en unas montañas, en zonas rurales, que generalmente tejen para casa”, añade.

“Al principio quería pegarme mucho a lo que hacían… Pero me di cuenta de que nos separan muchas cosas, cosas tan simples como la vista. Ver los hilos que usaban era casi imposible para mí, incluso antes de llevar gafas. Acepté que habría cambios inevitables”, indica la artista y profesora de Lenguajes Artísticos en la Escola Massana de Barcelona. “Lo que más me emociona es el descubrimiento del arte anónimo, singular, de persona a persona”, agrega Lanceta (de la que también puede verse ahora una instalación en el Centro de Arte 2 de Mayo, en la muestra La réplica infiel).

La muestra de La Casa Encendida, comisariada por Nuria Enguita, incluye una cartografía digital de patrones y objetos del Medio Atlas realizada con Nicolas Malevé y una instalación interactiva de audio basada en algoritmos con Lot Amorós.

“Ahora está de moda entre las jóvenes coser”

La comisaria de la exposición, Nuria Enguita, destaca la condición pionera de Teresa Lanceta cuando se plantea que tejer también es arte. Y lo hace cuando “los discursos poscoloniaslistas o descolonialistas” empezaban a derribar las barreras entre el arte y la artesanía o lo que es arte o no. “Una obra de Barnett Newman es arte y una manta navajo ¿no?, se pregunta Enguita. La comisaria recuerda que, “ahora que está de moda entre las chicas jóvenes coser, Teresa lleva cosiendo desde los 70”.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Sobre la firma

Ferran Bono
Redactor de EL PAÍS en la Comunidad Valenciana. Con anterioridad, ha ejercido como jefe de sección de Cultura. Licenciado en Lengua Española y Filología Catalana por la Universitat de València y máster UAM-EL PAÍS, ha desarrollado la mayor parte de su trayectoria periodística en el campo de la cultura.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_